• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Ya hemos hablado de la dieta mediterránea en varios artículos atrás pero para desterrar cualquier tipo de dudas vamos a hablar sobre los alimentos que componen la famosa dieta mediterránea. Aunque la lista podrías ser un poco más amplia, agruparemos los alimentos más destacados por sus propiedades benéficas.
En lo que respecta a frutas, podemos mencionar las siguientes: melones, sandías, naranjas, limón, higos, brevas, uva, manzana, pera, cereza, melocotones, ciruelas; todas son ricas en vitaminas, fibras y antioxidantes.
alimentosLas verduras frescas que componen la dieta mediterránea son: lechuga, tomate, rábano, zanahoria, cebolla, ajos, puerros, coliflor, acelgas, espinacas, brócoli, judía verde, alcachofa,  berenjena, calabacín, pimiento, guisante, etc.; que se caracterizan también por ser ricas en vitaminas, fibras y antioxidantes.
En cuanto a los cereales integrales, como el trigo, el arroz, el mijo, el centeno, la cebada y la avena, etc., son una excelente fuente de hidratos de carbono complejos, fibra y vitaminas del grupo B.
Las legumbres como los garbanzos, las lentejas, las judías blancas o alubias, son ricos en vitaminas, minerales y proteínas.
El aceite de oliva virgen extra posee gran cantidad de propiedades, y se le dedicará luego un post aparte.
Los productos lácteos, como yogur o queso fresco en lo posible bajos en grasa.
Las semillas y los frutos secos crudos como las almendras, las nueces, las avellanas, y el sésamo, que son ricos en vitaminas, minerales, y ácidos Omega 6.
El pescado azul como el  atún, la caballa, las sardinas, el pez espada, el boquerón o la anchoa, es rico en proteínas de alta calidad y ácidos Omega 3.
El pescado blanco ( lubina, lenguado, jurel, merluza, rape) asimismo es rico en proteínas.
Los mariscos (gambas, cangrejos, bogavante, mejillones, almejas, navajas, etc.) son ricos en minerales entre los que cabe destacar el  hierro y zinc.
Es ideal consumir 3 huevos por semana ya que consituyen una fuente de proteínas y vitaminas, una vez por semana carne blanca (pollo, pavo o similar) y una vez al mes carne roja (ternera, buey, y cordero).
Finalmente el consumo moderado de vino tinto y/o de cerveza bien fría pueden incluirse en la dieta mediterránea.