• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El pubis del hombre puede ser objeto de complejos si un cúmulo de grasa termina por esconder la verga. En efecto, normalmente suele estar plano y discreto, pero a veces la infiltración de grasa es tal que el sexo desaparece. La liposucción del pubis es la solución. Consigue aplanar el relieve del pubis y exteriorizar el pene para que parezca mucho más largo.

Principios de la liposucción

La liposucción es una técnica quirúrgica que consiste en retirar el cúmulo de grasa localizado y que se elimina a través de una fina cánula con una punta redondeada unida a un dispositivo de aspiración suave. Esta técnica permite la transformación de la silueta sin dejar cicatrices.

Su eficacia se basa en el hecho de que la acumulación de células grasas o adipocitos de un individuo se fija a partir de la pubertad y no puede multiplicarse. Por tanto, si una liposucción elimina la mitad de las células grasas de una zona del cuerpo, el paciente no podrá volver a engordar en esta parte del cuerpo.

En todo caso, si una liposucción del pubis no es posible por una cuestión del exceso de piel o por piel flácida, se puede proponer una plastia del pubis que combine a la liposucción una resección cutánea.

Hombre desnudo

Indicaciones

La liposucción del pubis se dirige a todos los hombres que se quejan de tener un pubis graso y poco definido. También va dirigida a los hombres que tienen una verga escondida en la grasa del pubis.

La consulta

El examen clínico aprecia la deformación de frente y sobre todo de perfil, y comprueba la calidad de la piel. El examen de la silueta y particularmente del vientre es necesario para juzgar la oportunidad de una liposucción abdominal complementaria. La calidad de la piel permite determinar la cantidad de grasa aspirable.

De su elasticidad depende su capacidad de retracción, elemento fundamental para obtener un resultado estético armonioso sin pliegues ni ondas. En caso de exceso cutáneo importante habrá que combinarlo con la liposucción una resección de la piel, realizando una plastia del pubis.

La intervención

Una depilación debe realizarse antes de ser operado el hombre que sufre por acumulación de grasa excesiva en el pubis. La zona púbica a tratar se dibuja en el quirófano sobre el paciente estando de pie y las inserciones son marcadas, generalmente en un número de tres, con el fin de cruzar los canales de aspiración para un trabajo armonioso. También se realizan fotografías.

La anestesia varía en función de los casos, puede ser anestesia local, neuroleptoanalgesia, o anestesia general. La elección final será el resultado de una discusión entre el paciente, el cirujano y el anestesista.

Después de la infiltración de un líquido que contiene anestésicos locales, vasos constrictores locales y suero fisiológico para facilitar la extracción de las células grasas, liposucción húmeda, una fina cánula se introduce por mini incisiones de pocos milímetros que se camuflan en un pliegue de la piel.

Entonces se extrae la grasa a través de una aspiración suave y nada traumática, respetando las venas y los nervios. Realizando con la cánula un trabajo en túneles cruzados se consigue una liposucción homogénea, para un resultado armonioso.

La cantidad de grasa aspirada depende de la calidad de la piel. La sutura se realiza con hilo reabsorbible y ropa de contención, para permitir a la piel que se adapte a su nuevo volumen. La duración de la intervención es de 30 a 45 minutos. La estancia en la clínica se limita al día, puesto que hablamos de una cirugía ambulatoria.

A lo largo de esta intervención se puede prescribir, si fuera necesario, una liposucción de otra zona, concretamente una liposucción abdominal. También se puede efectuar un aumento de verga o peneplastia de alargamiento.

Los resultados

Los resultados se ven de 3 a 5 meses, y son duraderos y definitivos. El pubis queda plano. La verga parece mucho más larga tanto en reposo como en erección. Las mínimas incisiones se van difuminando progresivamente. Se recomienda una higiene de vida impecable, con algunos hábitos de higiene y dietética, peso estable con un régimen alimenticio equilibrado.

En conclusión, la liposucción del pubis es una intervención fiable que en la mayoría de los casos ofrece excelentes resultados en términos de beneficios estéticos y psicológicos.