• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Un adulto debe beber 1,5 litros de agua por día para estar bien hidratado. La pulsera LVL ha sido creada para ayudar a controlar la hidratación. Todo el mundo sabe sin duda que el cuerpo está compuesto de aproximadamente un 65% de agua. El cuidado del organismo, especialmente en el momento de practicar una actividad deportiva, sobre todo de alta intensidad, o en períodos del año en los que hace mucho calor, y se pierde mucho líquido, es fundamental.

Pero quizás las personas no sepan que la menor deshidratación puede tener una incidencia sobre los rendimientos deportivos, intelectuales, sobre el sueño o el estado de humor. Felizmente ya está aquí una pulsera conectada para ayudar a controlar mejor todo esto, su nombre es LVL.

Una pulsera para beber el agua suficiente

La pulsera conectada LVL ha sido lanzada a través de una campaña de financiación en la página Kickstarter. Lo menos que se puede decir es que ha tenido un éxito considerable, puesto que los diseñadores necesitaban 50.000 $, y finalmente han conseguido cerca de 1,2 millones.

Pulsera conectada

Este nuevo accesorio está desarrollado por la start-up tejana BSX Athletics. Concretamente, se trata de un monitor de hidratación portátil que da la imagen completa de la salud, que hace un seguimiento de la actividad, del sueño, del estado de humor, pero sobre todo de la tasa de hidratación.

La pulsera LVL es la primera en estar conectada y dar en tiempo real el nivel de deshidratación del cuerpo. Incluso una falta de agua del 1% puede afectar a los rendimientos físicos o intelectuales, a la calidad del sueño, la facultad de concentración, de recuperación, de estrés, y actúa sobre el estado de humor.

LVL, una pulsera útil para hacer deporte

Contrariamente a los objetos conectados actuales que utilizan sensores de luz verde, la pulsera LVL se sirve de sensores de luz roja directamente procedentes del campo médico. Estos sensores de luz infrarroja son mucho más precisos, puesto que permiten medir 10 veces más profundamente dentro del cuerpo.

La interfaz es sencilla y clara, y ofrece las informaciones esenciales, con un vistazo a la pantalla táctil de color Oled. La conexión Bluetooth permite a la pulsera estar conectada con el smartphone, el reloj, o incluso un contador de bicicleta.

Además, el diseño está bien trabajado y se puede escoger entre una pulsera de silicona, de cuero marrón o negro. En cuanto al precio, la pulsera LVL se vende a partir de 99 $, es decir unos 90 €.

Mejorar la salud

La pulsera LVL vigila la tasa de hidratación, pero también la frecuencia cardíaca, el número de pasos y de calorías quemadas. Indica en tiempo real la cantidad de agua que es necesario beber durante el esfuerzo, antes de irse a la cama o para una correcta recuperación. Igualmente da información sobre las mejoras aportadas por este suplemento de líquido.

Por ejemplo, la pulsera LVL indica que es necesario beber 690 ml antes de irse a la cama para tener un 40% de posibilidades suplementarias de pasar una noche correcta. Al menos, ahora, no se puede decir que era algo que no se conocía.