• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Principios básicos del Dien Cham

Según el principio de la reflexología, cada parte del cuerpo, incluida la cara, refleja el conjunto del organismo. De esta forma el Dien Cham se ha convertido en un método que presenta propiedades a la vez preventivas y curativas.

La práctica de esta técnica compleja consiste en estimular los puntos y zonas de la reflexión facial con el fin de despertar la energía, movilizando los procesos de autorregulación, gracias a un simple masaje de más de 75 puntos.

La reflexología facial 1Esta estimulación permite dinamizar las funciones esenciales del cuerpo, mantener la salud y aliviar ciertos dolores. Efectivamente, gracias a su gran vascularización, esta parte del cuerpo está provista de terminaciones nerviosas. El rostro es el punto central de las zonas reflejas del cuerpo.

Los beneficios del Dien Cham

El Dien Cham ofrece la ventaja de poseer un amplio campo de aplicación. En efecto, se puede utilizar ante problemas relacionados con el sistema reproductor, y el metabolismo. Esta técnica terapéutica permite aliviar los dolores agudos, con un efecto casi inmediato.

También ofrece resultados excelentes en el tratamiento de patologías articulares, musculares, al igual que para aliviar la torticolis, la ciática, o el lumbago. También se recomienda su uso para el tratamiento de problemas urológicos, o neurológicos, alérgicos, del sistema digestivo, de la piel y de la circulación de la sangre, entre otros muchos.

Reforzando las defensas inmunitarias y haciendo que las principales funciones del cuerpo se hagan más dinámicas, este método vietnamita de reflexología facial, favorece la autocuración del organismo. El Dien Cham combina diversas técnicas para tocar diferentes planos: físico, psíquico y emocional.