• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Las complicaciones pueden estar causadas por las intervenciones anestésicas y por las operaciones quirúrgicas propiamente dichas. En general, los pacientes se preparan previamente a los riesgos anestésicos, que se trate de anestesia local o general. Estadísticamente hablando, las complicaciones son mínimas. Las técnicas de anestesia y de vigilancia han evolucionado mucho. Los médicos anestesistas son cada vez más competentes y los productos utilizados son apropiados a los pacientes.

Las diferentes formas de complicación

La caída del cabello localizada en la periferia de las partes tratadas puede producirse de 2 a 3 semanas después de las operaciones quirúrgicas. En todo caso, estas son temporales. Se pueden formar hematomas, por razón de la rotura de vasos sanguíneos debajo de la piel. Pero si son muy importantes, es posible que se puedan evacuar. Los riesgos de infección pueden presentarse a lo largo de las operaciones quirúrgicas sobre el cuero cabelludo. Unos micro abscesos pueden desarrollarse a nivel de los puntos de sutura y esto requiere pequeños cuidados localizados.

Cirugía estética capilarOcurre rara vez, pero las heridas dejadas por la extracción del pelo a implantar, pueden que no cicatricen normalmente. Algún quiste epidérmico puede aparecen a nivel de las zonas implantadas, relacionados con la cirugía estética capilar. Estos quistes no presentan ningún riesgo sobre el implante, puesto que desaparecen espontáneamente o son fáciles de eliminar.

Las medidas preventivas

La medida prioritaria antes de cualquier intervención quirúrgica sigue siendo el conocimiento de todos los factores fisiológicos del paciente. En efecto, la seguridad del paciente depende de la toma en consideración de todos los parámetros internos que pueden tener interacciones con la operación quirúrgica que se va a realizar. Los pacientes deben comunicar a los médicos todos los síntomas de alergia así como reacciones indeseables causadas por los productos anestésicos.

Los pacientes deben informarse sobre las competencias de los cirujanos y los equipos utilizados en las salas de operación. En este plano, el quirófano debe estar dotado de una mesa de operación inclinable eléctricamente, en función de los gestos requeridos en la intervención. Por otro lado, el sistema de iluminación debe ser pluridireccional y alcanzar completamente a todas las partes de la intervención. Un sistema de iluminación óptimo garantiza la práctica minuciosa de la operación. Finalmente, todo los materiales útiles para la intervención deben ser accesibles fácilmente por parte de los médicos.