• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

El 80% de la información recibida por el deportista es de origen visual. Una buena calidad de visión permite al deportista mejorar su percepción, la síntesis de informaciones visuales, el tiempo de reacción, y por consiguiente los rendimientos deportivos.

Las lentillas de contacto ofrecen al deportista profesional o al aficionado la posibilidad de practicar su actividad física en la mejor condición posible de corrección y de confort visual.

Ventajas de usar lentillas para el deporte

Las lentillas multifocales ofrecen muchas ventajas con relación al uso de gafas clásicas.

Restituyen la integridad del campo visual,
suprimen las deformaciones periféricas de los cristales,
evitan los efectos prismáticos,
preservan el efecto de percepción de la profundidad del campo,
suprimen el vaho, la molestia relacionada con la lluvia,
y evitan la inestabilidad de las gafas.

Llevando lentillas, la visión es más precisa siguiendo todos los ángulos de visión, y de ahí se sigue que se disponga de una mejor percepción a nivel de la anticipación, el timing, la reducción del tiempo de reacción, y una mayor precisión del gesto.

Rugby

Inconvenientes de usar lentillas para el deporte

Las lentillas rígidas pueden ser incómodas en ambientes con mucho polvo, por ejemplo a la hora de hacer equitación.

En los deportes de agua no se deben llevar lentillas por razón del incremento de un riesgo infeccioso.

La córnea debajo de la lentilla puede sufrir una falta de oxígeno durante ciertos esfuerzos prolongados o en gran altura.

Las lentillas no protegen el ojo de los golpes directos como una pelota de tenis, o de golf.

Tipos de lentillas para la práctica del deporte

Con ocasión de la adaptación, conviene señalar al oftalmólogo qué tipo de deporte se practica, con el fin de que adapte las lentillas respondiendo exactamente a cada necesidad. Las lentillas desechables son la mejor solución, puesto que el uso es sencillo y práctico: basta con lavarse las manos antes de colocarlas y retirarlas cada día de los ojos.

Este tipo de lentillas desechables permite llevarlas de forma ocasional para aquellos que desean utilizarlas únicamente en una actividad deportiva. También son muy útiles en ambientes de mayor presencia de polvo, tales como los rallies de coches, el motocross, la escalada, o la equitación.

Una mayor comodidad

Llevar lentillas de contacto durante el entrenamiento o las competiciones es sinónimo de libertad, puesto que no hay que preocuparse de si las gafas se resbalan y se caen. De esta forma es posible concentrarse plenamente en el juego, en vez de estar pendientes de las gafas.

La evolución de la tecnología de las lentillas de contacto puede ofrecer igualmente a los atletas una gran comodidad. Las lentillas de contacto desechables ofrecen una superficie lisa y limpia cada día, lo que permite reducir la irritación. Pero las nuevas generaciones de lentillas de contacto de silicona hidrogel mejoran la permeabilidad al gas, permitiendo una mayor oxigenación de los ojos, y por tanto una visión más nítida, preservando la hidratación y el confort.

Materiales mejor adaptados para la práctica del deporte

Las necesidades de la córnea en oxígeno se incrementan durante el deporte. Conviene utilizar preferentemente lentillas flexibles de silicona hidrogel, porque la transmisibilidad del oxígeno es mejor. Particularmente son interesantes para los deportes de resistencia. Un deporte prolongado también se puede realizar, al igual que los deportes en equipo.

Por razón del riesgo de contacto y de pérdida, las lentillas flexibles son las que mejor se adaptan. Una lentilla desechable reemplaza sin ningún problema las gafas o las lentillas rígidas, que se llevan habitualmente. En los deportes de contacto, las lentillas rígidas están contraindicadas. No obstante, cuando se va a la montaña para practicar algún deporte, conviene utilizar gafas solares de protección, incluso si las lentillas contienen filtros UV.

Para los deportes náuticos o la natación, las lentillas están prohibidas, inclusos las que se utilizan a diario, porque existe un riesgo de infección.

Para los miopes, es preferible que compren gafas de piscina correctoras. Una solución práctica puede ser la ortoqueratología, es decir llevar lentillas rígidas de noche para una visión sin corrección durante el día. De esta forma durante el día se puede practicar waterpolo, natación, natación sincronizada, canoa, kayak, etc.

Llevar lentillas también está desaconsejado en el mar por el hecho de poder sufrir algún riesgo infeccioso relacionado con las aguas contaminadas. A la hora de hacer submarinismo, existen escafandras que pueden ser correctoras de la visión.