• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Quienes practican deportes se encuentran expuestos a sufrir lesiones. Sin embargo, la mayoría de estas lesiones son traumatismos por sobrecarga y pueden en muchos casos dejar secuelas importantes perjudicando la vida del deportista.

En la actualidad, cada vez más personas optan por estar en buena forma y tener un mejor estado físico, de allí que haya aumentado el número tanto de hombres como de mujeres que practican algún deporte o asisten al gimnasio y siguen diversas rutinas de ejercicio físico.

Lesiones deportivas más comunes 1Una de las primeras cosas a tener en cuenta es hacer una elección acertada del deporte a practicar ya que éste puede tener diferentes consecuencias sobre el riesgo de las lesiones que pueden presentarse.

El mecanismo de las lesiones

Las lesiones deportivas tienen un mecanismo por el cual se producen, al conocerlo será más sencillo prevenirse evitando sufrirlas.

Así por ejemplo, las lesiones traumáticas son causadas generalmente por la existencia de una combinación de fuerzas.

Las más graves y comunes son aquellas que se producen por una «desaceleración» que provoca importantes lesiones en las articulaciones como también traumatismos contusos.

Existen deportes que al ser practicados pueden producir colisiones entre quienes los realizan, es el caso del fútbol y rugby. También pueden producir lesiones graves la práctica de esquí alpino, un deporte de alta velocidad que puede causar lesiones músculo-esqueléticas de importancia ya que en ellos el impacto se combina con la velocidad.

Para prevenir el riesgo de lesiones en la práctica de un deporte es necesario tener un entrenamiento adecuado y además, el deportista necesita aprender a caer y también conocer  la forma más adecuada de levantarse tras una caída, siendo imprescindible el uso de un equipo de seguridad.

El diagnóstico de las lesiones

Al realizar la consulta, el médico indagará al paciente para orientarse y poder realizar un diagnóstico adecuado.
Para ello y poder centrar su exploración física a la zona realmente afectada las preguntas frecuentes que el profesional suele realizar son:

  • Tipo de deporte que practica
  • Edad del deportista
  • Cómo ocurrio la lesión
  • Localización del dolor
  • Causas que empeoran el dolor
  • Síntomas asociados
  • Existencia de lesiones previas.

Con toda esta información el médico está en condiciones de realizar una exploración que se centrará en los sistemas, nervioso, vascular y músculo-esquelética.

Dentro de las lesiones más comunes entre los deportistas se encuentran:

  • Corredores: Fractura de tibia por tensión; fractura de los metatarsianos
  • Fútbol y rugby: Desgarros del ligamento cruzado anterior y lateral interno; luxación de hombro; esguince de tobillo.
  • Lucha libre, karate, judo: Luxación del hombro; desgarros de ligamento lateral interno y externo.
  • Gimnasia: Esguinces de tobillo; desgarros de ligamento cruzado; Espondilólisis/espondilolistesis
  • Esquí alpino: Desgarros del ligamento cruzado anterior, lateral interno; esguince de tobillo
  • Tenis, Paddle, Frontón: Epicondilitis lateral y medial
  • Béisbol: Epicondilitis lateral: Desgarro del manguito de los rotadores

La prevención es fundamental para evitar lesiones y la consulta inmediata al especialista es importante para comenzar el tratamiento adecuado evitando problemas graves que pueden ser difíciles de superar.