• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Los cuidados a base de chocolate tienen una acción desintoxicante, hidratante y tonificante, y son buenos para todo tipo de piel. Ayudan a borrar los signos del envejecimiento cutáneo gracias a los polifenoles del cacao, que son unos potentes antirradicales naturales, ya que, por ejemplo, contiene cincuenta veces más que la uva.
Estos tratamientos liberan las tensiones y procuran un bienestar y una gran sensación de serenidad gracias a las moléculas psicoactivas que están presentes en el cacao puro.
Se trata de un cuidado para energizar las moléculas psicoactivas del cacao: serotonina, feniletilamina, teobromina…, muy volátiles y que actúan por vía olfativa con la mascarilla facial. El efecto es inmediato, recuperando rápidamente la sensación de tranquilidad y serenidad. En algunas personas más receptivas sus efectos llegan a ser de euforia generalizada.
Los beneficios de la chocolaterapia 1Con el tratamiento de chocolaterapia, podemos disfrutar de los beneficios del chocolate, sin sufrir ninguna de sus contraindicaciones.
El cacao es de una riqueza extraordinaria: proteínas, minerales (fósforo, calcio, magnesio, cobre, potasio, hierro, y yodo), vitaminas (A, B, C, D, E, J, K, B1, B2 y B3), ácidos aminados esenciales…, y muchos otros principios activos para la piel.

Purificador

El cacao favorece la eliminación de grasas, mejora la microcirculación cutánea, elimina las toxinas, entre otros muchos beneficios.

Antioxidante

Esta demostrado: el cacao protege contra los radicales libres y el envejecimiento de la piel. Hidrata, nutre, reafirma, protege la piel de las agresiones externas y tiene un efecto tonificante en las pieles cansadas.

Relajante

El cacao tiene también propiedades estimulantes que actúan sobre el sistema nervioso: es un buen antidepresor natural. Igualmente favorece la liberación de endorfinas, que son las responsables del buen humor.

Exfoliante

El efecto exfoliante se encuentra en los granos de cacao, o en los granos de azúcar añadidos al preparado a base de chocolate. Los masajes se suelen dar con aceite de cacao y el olor es absolutamente penetrante, lo que favorece la relajación y la desaparición del estrés.

Tratamiento

Se aplica sobre el cuerpo una pasta de cacao templado. El cuerpo se cubre después con una manta caliente y durante treinta minutos nos sometemos a una sesión de relajación muy intensa.
Desde el comienzo de la aplicación, las sensaciones de calor y de bienestar se pueden notar. Los efectos son inmediatos, también en la zona de la cabeza, puesto que los efluvios del chocolate tienen una acción relajante y euforizante de gran intensidad.
Si queremos despertarnos con buen humor, existen geles de ducha, jabones, y cremas a base de extractos de cacao, para el hombre, que podemos usar a diario y no perder el entusiasmo con el que afrontar un nuevo día.