• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

No hacer algo también es una decisión. Esto que es algo tan simple de entender a veces resulta un problema para mucha gente, ante todo, en el ámbito deportivo nos encontramos ante deportistas que cuando están en un entrenamiento o en un partido dejan de hacer cosas. Los motivos son muchso y diversos, empezando por el simple hecho del miedo escenico que te impide hacer algo, acabando popr el simple hecho de que dar un paso adelante puede tener un riesgo que no todos asumen en las pistas y campos.

Para los deportistas ocasionales, hablo de aquellos y aquellas que van la gimnasio de tanto en cuanto, también el dejar de ir un día es una elección, incluso dejar de salir a correr o hacer ejercicio es una elección, es de forma resumida, un error por omisión. Ya que la omisión de querer asumir el riesgo de realizar algo también es un error.

Muchas veces hemos hablado de las crisis como oportunidades, pero quizá, el campo donde más debamos hacer inca píe tanto entre los jugadores como en nosotros mismos es que hay que asumir riesgos para ganar, y más concretamente, quien no arriesgue no conseguirá sus objetivos, sean cuales sean, así, vemos Los errores por omisión 1como muchos deportistas se lamentan al final de un partido o de un entreno de cosas que no han hecho, y empiezan a especular con la posibilidad de todos los logros que tendrían, o incluso cambios en el marcador, de haber realizado esas acciones.

La pregunta sería, ¿cómo podemos quitarnos esos miedos de encima y conseguir no caer en errores por omisión en momentos importantes? Pues básicamente teniendo un juego interno consolidado y uniforme. El juego interno son las diferentes capacidades psicológicas, el estado de ánimo, la motivación, etc, vamos, en resumen: todo aquello que nos afecta emocionalmente durante la competición, incluso antes o después, y que en efecto nos afecta a la hora de nuestra predisposición a decidir.

Por tanto, lo principal y el inicio de todo radica en empezar por detectar y analizar las causas que hacen que en el momento dado, nos paralicemos, y una vez detectadas, empezar el trabajo con ellas.