• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Cada vez hay más gente que acude a grandes pruebas populares con la excusa de hacer dicha prueba y de paso mover a toda la familia para pasar un fin de semana tanto deportivo cómo cultural. Es una buena opción para combinar tanto deporte cómo turismo, sobre todo en aquellas parejas en el que uno de los dos practique una disciplina y la otra no. De esta forma ya no hay escusa para no acudir en familia al lugar de la prueba.

El próximo día 27 de noviembre tendrá lugar la 34 edición de la maratón de San Sebastián, una excusa perfecta para ir en familia y disfrutar de un fin de semana tanto de carrera cómo turístico, disfrutando de todas las cosas que esta estupenda ciudad nos puede enseñar.

Maratón y turismo en San Sebastián 1Para disfrutar de la ciudad a tope y no perderte ninguno de sus rincones lo mejor es que te hagas con una buena guía de San Sebastián que te enseñe todo lo que ver y hacer. Una buena referencia puede ser Sansebastiantravel. Nosotros te mostraremos una pequeña muestra de lo que puedes hacer este fin de semana en que tiene lugar la Maratón.

El sábado por la mañana estará dedicado a la carrera para una vez finalizada acudir al hotel, comer algo y descansar.

Ya por la tarde os aconsejamos un paseo desde vuestro hotel por el paseo de la concha hasta el Peine del viento, monumento de Eduardo Chillida que se encuentra justo al final de la playa de Ondarreta. Tras visitar el monumento podemos coger a escasos 200 metros de ahí el funicular que nos subirá hasta la cima del monte, dónde se encuentra el parque de atracciones de la ciudad. El parque es muy antiguo y muy pequeñito pero llama la atención por sus espectaculares vistas, las mejores de la ciudad desde donde podéis ver toda la bahía de la Concha y toda la ciudad. Además, el recorrido en el funicular es muy bonito.

Una vez abajo volveremos al centro de la ciudad, bien andando o podemos coger un autobús que nos dejará justo en la catedral del Buen Pastor. Podemos entrar a la catedral y pasear por las calles de San Sebastián hasta la hora de la cena. Dependiendo del hambre que tengamos y de nuestro presupuesto podemos cenar en alguno de los afamados restaurantes que hay en San Sebastián o bien ir a la Parte Vieja y cenar de pintxos por los diferentes bares que encontraremos por allí.

El domingo, una vez nos hayamos levantado y desayunado en el hotel mi recomendación es ir hacia el puerto de la ciudad, un pequeño puerto de pescadores muy bonito. De ahí atravesaremos el puerto para visitar el Aquarium de San Sebastián y luego seguir por todo el paseo nuevo hasta llegar a la playa de la Zurriola y el Kurssal.

Una vez consumida la mañana comeremos por la Parte Vieja a base de Pintxos si no lo hicimos la noche anterior y por la tarde ya podremos partir a nuestra ciudad con la sensación de haber aprovechado un fin de semana tanto deportivamente cómo turísticamente.