• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Basta de gastar dinero y perder tiempo en el spa. El secreto para una piel magnífica no está más allá de nuestra propia cocina. Hoy ofrecemos una serie de recetas caseras sencillas y eficaces para cuidar la piel del rostro.

Mascarilla facial a base de plátano

¿Quién necesita botox cuando dispone de plátano en su cocina? En efecto, se puede utilizar el plátano como mascarilla facial casera de forma natural. Este ingrediente ayuda a hidratar la piel y la deja muy suave. Basta con machacar un plátano maduro de grosor medio hasta obtener una pasta y aplicarlo suavemente sobre el rostro y sobre el cuello. Se deja actuar de 10 a 20 minutos y luego se enjuaga con agua fría. También se puede probar la versión enriquecida con un plátano maduro de grosor medio, un cuarto de taza de yogur natural, 2 cucharadas soperas de miel.

Mascarilla facial a base de vinagre de sidra

La idea de usar el vinagre de sidra como tónico para la piel data de la época de Helena de Troya, pero es igualmente eficaz en nuestros días. Se trata de mezclar una cucharada sopera de vinagre de sidra con dos tazas de agua. Después de haber limpiado el rostro, se aplica el tónico sobre la piel del rostro para reafirmarla y cerrar los poros. También se puede crear una mascarilla facial mezclando un cuarto de taza de vinagre de sidra con un cuarto de taza de agua. Se aplica la mascarilla sobre el rostro y se deja secar.

Higiene facial

Mascarilla facial a base de leche

Esta es otra forma de ofrecer un cuidado facial digno de un spa. Se trata de fabricar la mascarilla mezclando un cuarto de taza de leche en polvo con la medida justa de agua hasta formar una pasta espesa. Se aplica generosamente una capa de esta pasta sobre la piel del rostro y se deja secar completamente. Se enjuaga con agua templada. La piel se queda más fresca y menos cansada.

Mascarilla facial a base de avena

Si se busca una mascarilla facial que realce el tono de la piel y que os haga sentir mucho más joven, presentamos la receta a base de avena. Se trata de mezclar media taza de agua caliente pero no hirviendo, y un tercio de taza de avena. Tras haber dejado reposar durante 2 a 3 minutos, se añaden 2 cucharadas soperas de yogur natural, dos cucharadas soperas de miel, y la clara de un huevo. Se aplica una fina capa sobre la piel del rostro y se deja actuar durante 10 a 15 minutos. Luego se enjuaga a con agua templada.

Mascarilla facial con mayonesa

¿Por qué gastarse una fortuna en cremas cuando es posible confeccionar una mascarilla facial calmante con mayonesa? Se trata de aplicar suavemente la mayonesa que guardamos en la nevera sobre el rostro y dejar actuar durante 20 minutos. Después se enjuaga la mayonesa y se limpia bien con agua fresca. La piel se vuelve más suave y tersa.

Mascarilla facial a base de yogur

No es necesario acudir a un spa para ofrecerse una piel nueva, más joven, y tersa. Para limpiar y cerrar los poros, basta con aplicar una suave capa de yogur natural durante 20 minutos. Para un efecto revitalizante, se mezcla el jugo de un cuarto de naranja, un poco de la pulpa, y una cucharada de aloe. Se deja la mascarilla sobre el rostro durante 5 minutos y luego se enjuaga.

Mascarilla facial a base de mostaza

Esta vez se trata de aplicar la mostaza con ayuda de un tampón sobre la piel del rostro, para estimularla y calmarla. Primeramente, conviene probar la aplicación de la mascarilla sobre una pequeña zona del rostro para garantizar que no se producirá ningún tipo de irritación.

Mascarilla facial a base de limón

Se trata de fabricar una mascarilla exfoliante al tiempo que hidrata, mezclando el zumo de un limón en un cuarto de taza de aceite de oliva y de aceite de almendra.