• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La técnica de las bolsitas de té sobre los ojos no da mejores resultados que una larga noche de sueño. Quitarse se encima los signos visibles de la fatiga no es cosa sencilla, y por eso mismo, hoy en día existen muchos productos de cosmética diseñados específicamente para solucionar este problema.

El contorno de los ojos es una zona muy frágil, cuya epidermis es de cinco a diez veces más fina que la del resto de la cara. Las ojeras y las bolsas de debajo de los ojos suelen ser el resultado de un cansancio acumulado, del estrés, del tabaco y del alcohol. También pueden ser los síntomas de una mala circulación cutánea.

Mejorar el contorno de ojos 1Concretamente, esto se traduce por una disfunción de las venitas que envuelven el ojo, lo que provoca la acumulación de pigmentos sanguíneos en el tejido conjuntivo y la coloración de la piel de debajo de los ojos.

Para atenuar los problemas circulatorios, utilizad, por la mañana y por la noche, algún cosmético específico para el contorno de ojos, con la intención de drenar y estimular la microcirculación. Así reforzaréis los capilares que son los culpables de las ojeras, y al mismo tiempo hidrataréis la superficie del contorno de los ojos.

Cómo aplicar el contorno de ojos

Poned no más de la cantidad de un grano de arroz de producto antiojeras en la yema del dedo índice. Dejad de lado el bote y frotad con delicadeza, y con la ayuda de los dos índices, la zona de debajo de los ojos.

Aplicad con presiones suaves, comenzando por la zona más interna del ojo, hasta llegar a la parte exterior, y siempre siguiendo la cavidad orbital. De ocho a diez presiones son suficientes.

Alisar posteriormente la misma zona, hasta que el producto haya sido absorbido completamente. Esta última acción permite que la zona de debajo de los ojos se oxigene al máximo.