• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El Pilates es un método de entrenamiento destinado a reforzar el cuerpo, incrementar la flexibilidad, mejorar la coordinación y aumentar la concentración con el fin de provocar un sentimiento duradero de bienestar.

Esta técnica que se basa en la correcta colocación de la postura gracias a la realización de ejercicios precisos es una gimnasia postural que permite tomar conciencia de la importancia fundamental del respecto de la alineación corporal, de la respiración, y de una postura equilibrada.

Tres principios fundamentales

El centro abdominal consiste en el refuerzo de los músculos de la cintura abdominal, metiendo el vientre y no tanto empujándolo, lo que conlleva la contracción profunda del suelo pélvico y del músculo transverso, llamado músculo del vientre plano.

Forma física

El principio de equilibrio permite corregir los desequilibrios de los músculos antagonistas y equilibrar la postura. Concretamente, cuando un músculo es demasiado fuerte o está muy tonificado, suele constatarse que el músculo opuesto se vuelve por el contrario más débil o estirado. Estos desequilibrios pesan sobre la postura y son concretamente responsables de muchos dolores de espalda. A través de unos ejercicios se intenta reforzar los músculos demasiado débiles y estirar y alargar los músculos demasiado tensos.

La colocación del cuerpo es fundamental y condiciona la correcta realización de los ejercicios y su eficacia. La atención se centra en el conjunto del cuerpo, diferenciando las partes activas y en movimiento, de las partes móviles y estables durante el movimiento, con el fin de minimizar las compensaciones musculares y articulares.

Por razón de sus muchos beneficios sobre la salud, esta técnica entra en la categoría de los deportes saludables:

Refuerzo muscular,
mejora de la flexibilidad,
estimulación de la circulación sanguínea y reducción del síndrome de piernas cansadas y de la celulitis,
corrección de una mala postura,
mayor conciencia del cuerpo y de su postura,
sentimiento de bienestar y de relajación,
mayor confianza en uno mismo,
mejora de la calidad y de la fluidez de los movimientos.

El desarrollo de una sesión

La sesión de Pilates se elabora a partir de ejercicios creados expresamente por J.H. Pilates, método original y clásico. Se trata de una serie de movimientos controlados y efectuados sobre máquinas o sobre el suelo con un equipamiento específico o sin material alguno.

El método se enseña de forma global con el fin de reforzar los principales grupos musculares y específicamente solicitando en profundidad los músculos estabilizadores que garantizan la postura más correcta.

El trabajo en sinergia de estos dos grupos musculares permite esculpir armoniosamente el cuerpo y obtener un resultado óptimo. El tipo de contracción en excéntrico permite esculpir el cuerpo en longitud y alargar la silueta.

Cada sesión dura entre 45 minutos y 1 hora, en función de la fórmula escogida.

¿A quién va dirigido este método?

La práctica del Pilates se adapta a un amplio público, independientemente de la edad, de la condición física, y de los objetivos establecidos:

Puesta en forma,
mejora y optimización del entrenamiento para las personas deportistas,
reeducación tras un daño o una operación,
corrección de una postura con el fin de combatir ciertos dolores, especialmente de la espalda o de tipo reumático,
prevención de dolores.

Consejos generales

Un entrenamiento ideal consiste en practicar frecuentemente de una a dos veces por semana este tipo de ejercicio de Pilates. Igualmente se pueden ofrecer sesiones específicas para el tratamiento del dolor de espalda, con el fin de reducir las molestias y aliviar las tensiones.

Existen sesiones muy específicas para el refuerzo de los muslos, los abdominales, y los glúteos, pero siempre dentro de la línea de lo que supone la práctica del método Pilates.

Para cada sesión, es aconsejable llevar ropa cómoda con la cual nos podamos sentir a gusto durante la ejecución de cada ejercicio. Tras la sesión, se recomienda tomar una ducha para un mayor confort y relajación de todo el organismo.