• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

En paralelo con el trabajo de la parte superior del cuerpo, se trata de un grupo muscular que muchos deportistas se olvidan de practicar, pero que es importante cuidar: las piernas en general, y los muslos en particular.

La práctica de la musculación es hoy en día una actividad muy extendida entre un público muy heterogéneo, y para unos objetivos de bienestar, de forma física y mental, de rendimientos, de estética, o de reeducación. En gimnasio, la estética es el rey. Para ello, muchos hombre se ejercitan en desarrollar sus pectorales, brazos, o abdominales, hasta el extremo de afirmar así su masculinidad y virilidad.

No obstante, el desarrollo físico de cada persona debe hacerse en un equilibrio y armonía de los volúmenes musculares y también de las fuerzas.

Las articulaciones

En esta óptica nos vamos a detener en el trabajo de los muslos y de los isquiofemorales y glúteos. El desarrollo de los muslos pasa inevitablemente por la realización de ejercicios que ponen en juego las articulaciones de las rodillas, caderas y tobillos para ejercicios completos o únicamente de las rodillas con ejercicios analíticos.

MusculaciónPara la puesta en activo de los músculos extensores de las articulaciones de la cadera, la rodilla, los tobillos, el tronco y los abdominales, el squat es un ejercicio ideal desde el punto de vista muscular y motor.

La especificidad de la postura adoptada y las contracciones musculares son parecidas a muchos gestos deportivos y cotidianos.

El squat pone en activo los cuádriceps, los glúteos (grande, pequeño, y mediano), los músculos espinales (lumbar fundamentalmente), los isquiofemorales, el gran abductor, el pequeño abductor, el mediano abductor, el tríceps sural y los abdominales.

El trabajo muscular de las piernas, y concretamente de los muslos debe ir siempre a la par con el trabajo muscular de la parte superior del cuerpo. No debemos olvidarnos nunca que en musculación se trata de una cuestión de armonía y proporción.