• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Llevamos hablando de tiempos, récords, carreras y de atletas ultra preparados para batir las barreras humanas de la velocidad de hace semanas, pero no solo los récords se consiguen en mundiales, olimpiadas o europeos, si no que de vez en cuando, muy de vez en cuando, en alguna prueba de nivel y calidad, algún atleta consigue un nuevo portento físico y logra un nuevo récord.
Esto es lo que ha sucedido en una reunión de Berlín, donde el kenyata David Rudisha ha conseguido fulminar literalmente el anterior récord mundial en los 800, consiguiendo un tiempo de 1:41:09. Bajando dos centésimas el registro que hasta la fecha ostentaba el récord mundial, y que curiosamente, se había también batido un 24 de agosto, pero del lejano 1997, por el danés, y curiosamente nacido en Kenya, Wilson Kipketer.
Nuevo record en los 800 metros 1Muchas, demasiadas casualidades para un mundillo dominado por los tiempos, los presagios y las supersticiones, de hecho, el mayor atractivo de esta reunión berlinesa era justamente Rudisha, que ya había conseguido la segunda marca mundial hacía poco, con un tiempo de 1:41:51, y que ya amenazó y anunció que en esta reunión iria a por el record, contando básicamente con su buena evolución y con sus posibilidades aún por explotar.
Aún así, nadie pensaba que se batiría el récord, más que nada, porque la reunión de Berlín, no está dentro del circuito más importante del atletismo mundial, y todos, presagiaban, que al no tener prestigio esperaría a otro evento con más «glamour» para conseguirlo, y así, tener mayor repercusión.
Pero a veces, el deporte es simplemente deporte, y el afán de superación puede demoler montañas y superar los mayores ríos, eso es lo que justamente intentó, y consiguió, Ruisha, sin importarle lo más mínimo las repercusiones mediáticas o los premios.
Como nota final del espectacular logro, hay que recordar que Rudisha entra en el selecto grupo de tres personas que han conseguido bajar la marca por debajo de los 1:42. Junto con Kipketer y Sebastian Coe.