• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Todos sabemos que la obesidad es un factor de riesgo ligado a diversas enfermedades como la diabetes, hipertensión y una diversidad de problemas que afectan a muchas personas en todo el mundo.

Por esa razón y dejando un poco de lado la cuestión de la estética la persona que sufre de obesidad no se ajusta a los parámetros de lo que hoy en día es sinónimo de una vida saludable.

Por el contrario,  al pensar en vida sana siempre tenemos la tendencia a imaginar cuerpos atléticos, tonificados y musculosos.

Obesidad y salud 1Sin embargo, un estudio recientemente realizado en Holanda ha demostrado que un 7% de las personas obesas que fueron investigadas jamás habían padecido problemas cardíacos, ni de hipertensión ni diabetes, siendo sanos en su metabolismo.

Claro está,  que esto no certifica que dentro de unos años puedan presentar estos u otros problemas de salud asociados con la obesidad, pero de alguna forma nos está mostrando que la obesidad no es siempre un sinónimo de mala salud y que puede ser controlada.

Existen personas que nacen con un marcada tendencia a ser obesos o a subir de peso de manera rápida, ya que han heredado esto de sus padres y esa es una siutación que no puede ni controlarse ni cambiarse.

Más allá de esa circunstancia el estilo de vida que cada persona lleva si puede estar bajo control o lo que es lo mismo el ser sanos está en nuestras manos y depende en gran parte de nuestra voluntad.

Para tener una vida saludable se requiere seguir algunas pautas que no son ímposibles de realizar:

  • Agregar a la dieta diaria frutas y verduras que son nutritivas y aportan pocas calorías ayudándonos a mantener un peso normal.
  • Los granos enteros o alimentos ricos en fibra deben estar incluídos en la dieta.
  • El beber agua suficiente y evitar las bebidas gaseosas y el alcohol es bueno para mantener el peso y además es muy saludable.
  • Llevar una dieta baja en sal ayuda a controlar la presión arterial.
  • Evitar la ingestión de grasas saturadas y las grasas trans.
  • Realizar actividad física varias veces por semana.

Siguiendo estas sencillas reglas nos mantendremos en un peso saludable y evitaremos posibles enfermedades que nos traerían trastornos para el resto de nuestras vidas.