• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Si hacemos una encuesta a personas del mundo entero pero sobre todo el occidental, muchos terminarían por admitir que son fanáticos de las pastas y, que ante un suculento plato de tallarines, es inevitable no tentarse sin poder ser inmunes a las consecuencias, es decir, los quilos de más que traen aparejados. Es por eso que en esta ocasión les trajimos la receta de unos tallarines con salsa verde, que resultan sumamente deliciosos y, por sobre todas las cosas, saludables.
Es un plato especialmente considerado para aquellas personas que se encuentran preocupadas por rebajar o mantener el nuevo peso, ya que contiene solo 215 calorías por porción. Es una receta que rinde hasta 4 porciones y que posee verduras verdes en abundancia.
Los ingredientes de estos deliciosos tallarines con salsa verde son: 225 g de espinacas baby, sin los tallos gruesos;  100 g de berros, sin los tallos gruesos; 125 g de chícharos; 500 g de tallarines frescos; 200 mi de jocoque; 2 cucharaditas de maicena; 4 edas. de perejil picado; 6 ramitos de albahaca fresca, en pedazos; y sal y pimienta.
Para los fans de las pastas: Tallarines con salsa verde 1Para preparar este estupendo plato se comienza por enjuaguar las espinacas y los berros; colocar las hojas en una cacerola grande con un poco de agua. Tapar y cocinar a fuego medio durante 2 minutos; y revolver las verduras ocasionalmente hasta que se reduzcan.
Agregar los chícharos sin tapar por 2 minutos (recuerda que debe haber suficiente líquido en la cacerola para cocinar los chícharos). Poner las verduras y su líquido en un tazón y apártalo.
Cocer la pasta en una cacerola grande con agua hirviendo, por 3 minutos o según las indicaciones del paquete, hasta que esté al dente.
Mezclar la maicena con el jocoque hasta formar una pasta; ponla en la cacerola que usasteis para cocer las verduras. Cocinar a fuego medio hasta que burbujee. Agregar las verduras, el perejil, la albahaca y sazonar al gusto; revolver bien. Calentar la salsa y retirar la cacerola del fuego.
Escurrir la pasta y agregar a la salsa. Revolver bien para mezclar con la salsa y servir.
¡Y listo! Así de fácil y rápido puedes obtener un plato diferente y muy exquisito para saciar esa ansiedad que te asecha.