• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hoy en deportes extremos os traigo un deporte o modalidad que seguro que os va a gustar mucho, se trata del parkour, o también conocido para el arte del desplazamiento  sin duda, nada mejor para sentir la libertad y todo el cuerpo como desplazarse por la ciudad con movimientos rápidos y ágiles  sin otros elementos que una ropa cómoda para poder brincar y saltar mucho mejor.

Una de las cosas que más sorprende del parkour es justamente el respeto por el espacio y las gentes, no se trata de intentar superar a otros, o de poner en riesgo tanto nuestra integridad física como la de los demás, más bien, simplemente se trata de intentar una superación a través del trabajo personal y de nuestras propias fuerzas, siempre respetando a todo nuestro entorno y las personas que puedan estar en él, este punto es realmente interesante, y más cuando lo vemos quizá con otros deportes o modalidades que se practican en ambientes urbanos, y que quizá no son tan respetuosas como deberían con el entorno y sus habitantes.

Chica realizando un salto parkour

A nivel técnico, hay que reconocer que el parkour no es una disciplina altamente compleja, a partir de nuestro nivel de habilidad podemos empezar a transitar por la ciudad, por el mundo urbano, superando aquello que nos apetezca  siempre sin poner en peligro nuestra integridad física, y disfrutar con más personas de la experiencia. Es evidente, que existen diferentes desplazamientos y movimientos, aquí, la base de todo siempre es la misma, intentar superar al elemento que tenemos delante con la máxima fluidez y normalidad, esto por tanto, lo haremos utilizando en la medida de lo posible una sola mano, ese es el movimiento inicial básico del que después podemos llegar a decenas de movimientos más complejos, y a través del cual vamos mejorando nuestras destrezas.

Habilidades como la destreza, la humildad de saber donde llega nuestro cuerpo, así como mantener una notificación general del cuerpo y también en cierta forma nuestra agilidad general, hacen del parkour algo más especial de lo que simplemente seria dar brincos y saltos, de ahí el interés y el aumento de practicantes que va conociendo y experimentando poco a poco.