• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Si existe algo que distingue el Método Pilates de otro tipo de entrenamiento físico es el hecho que puede ser realizado por todas las personas. Pilates, un buen ejercicio a cualquier edad es  especial para el acondicionamiento físico de los adultos mayores.

Este método tiene la particularidad de permitir modificar los ejercicios y adaptarlos para cubrir las diferentes necesidades de cada persona, sumándose así a sus beneficios intrínsecos como mejorar el nivel de fuerza, tono muscular, resistencia y flexibilidad.

Pilates, un buen ejercicio a cualquier edadEn la actualidad Pilates se ha convertido en parte importante dentro del mundo del acondicionamiento físico y las clases específicas para personas mayores se han vuelto cada vez más comunes.

Por otra parte, un buen instructor de Pilates podrá no solo adaptar los ejercicios sino también realizar modificaciones en determinados ejercicios para que resulten confortables y más sencillos de realizar, sin dejar de lado la calidad con la que debe hacerse cada rutina.

Los tipos más comunes de clases para personas mayores y que recién comienzan a entrenar con pilates son Reformer y Pilates Mat, ambos resultarán beneficiosos y el alumno podrá llevarlos a cabo desde la primera clase progresando de forma constante.

Así por ejemplo, una clase de Pilates estará compuesta por ejercicios realizados sobre una colchoneta en el suelo y no será necesario el uso de ningún tipo de equipo especial, agregándose paulatinamente pequeñas piezas como las bandas elásticas o el círculo mágico, ideadas para este estilo práctica que además pueden también practicarse en casa.

Por su parte el Reformer de Pilates también conocido como cama de Pilates, es una máquina que combina resortes colocados en varias tensiones distintas que con el agregado del peso del cuerpo es capaz de crear una resistencia durante los ejercicios.

Asimismo, la resistencia que ofrece el Reformer es ideal para añadir un componente de peso que es excelente para el entrenamiento y más efectivo que el que ofrece la colchoneta.

Los adultos mayores que deseen comenzar a realizar un entrenamiento Pilates debería consultar a su médico antes de empezar una rutina habitual ya que de ser necesario y según las condiciones físicas de cada persona pueden diseñarse y adaptarse siempre en el entorno Pilates.

Tanto si se piensa en practicar Pilates como cualquier otro tipo de actividad física es necesario comunicar todo lo concerniente a temas de salud y en su caso a cualquier limitación física antes de comenzar la práctica.

Algunos adultos mayores encuentra que su equilibrio, resistencia o flexibilidad han disminuido con el paso del tiempo, pero lo bueno de Pilates es que esta limitaciones pueden trabajarse durante las clases y mejorar las condiciones físicas a medida que la práctica se hace regular.

Es fundamental además, controlar debidamente el nivel de esfuerzo y tomar los recaudos necesario para evitar caídas, lesiones o un exceso en los ejercicios de estiramiento.

También es importante conocer los beneficios que Pilates puede aportar para prevenir la osteoporosis a través de ejercicios que forman parte de un programa de generación de tejido óseo para prevenir la osteoporosis. Sin embargo, si la misma ya se encuentra instalada algunos de los ejercicios serán evitados como levantamiento de peso, flexiones hacia delante y algunos de torsión.

Esto no significa que deje de hacer Pilates sino que el entrenamiento será especialmente diseñado teniendo en cuenta que la persona sufre de osteoporosis