• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Una de las mayores torpezas que podemos cometer en invierno es entrenar como si estuviéramos en pleno verano. No es una tontería, si un error cometemos los humanos es justamente repetir nuestros errores de forma continuada o simplemente acomodarnos en una situación hasta que tenemos que recibir un buen correctivo en forma de error o decepción para poder cambiar las cosas y mejorar. Por esto, muchas veces el ejercicio en invierno toma una dimensión completamente diferente a la habitual, y debemos hacer algunas cosas peculiares que nos ayudarán a que los entrenamientos sean mucho mejor.

Ejercicio en inviernoA continuación os voy a presentar algunos problemas que os podéis encontrar cuando hacéis ejercicio en invierno, y que de hecho son muy fáciles de solucionar:

  • Clima: es evidente que hará más frío, así que simplemente se trata de poner ropa de invierno en nuestro cuerpo, y de salir protegidos. No cometamos el error de pensar que luego nos calentaremos, es mejor sudar que pasar frío.
  • Parones: hay que tener especial cuidado con los parones, es evidente que si estamos por ejemplo haciendo footing y nos paramos a saludar a alguien, a la vuelta de la actividad estaremos muy fríos, y esto hará que incluso tengamos algún problema muscular, intentar limitar los parones, o incluso eliminarlos es esencial. Es aquello tan «gracioso» de dar saltitos o vueltas ante un semáforo en rojo.
  • Calzado y lluvia: si está lloviendo los problemas principales que debemos tener en la cabeza es justamente que esta esté bien cubierta y que la humedad no llegue a los pies, fácil solución de un problema mucho más grabe de lo que parece.
  • Falta de ganas: uno de los principales problemas del ejercicio en invierno son la falta de ganas, esto son, los días nublados o con frío que hacen que no queramos salir a la calle, hay que vencer la desgana y sacar lo mejor de nosotros mismos.

Como vemos, los problemas que podemos encontrar en invierno para hacer deporte están a caballo entre lo mental y lo físico, aunque con una buena dinámica positiva y unos pocos cuidados, podemos continuar haciendo deporte como si nada pasara en invierno, por más frío, lluvia o buenos programas por la tv que haga.