• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Un ejercicio aeróbico puede incluir cualquier actividad en la que se desplazan los grupos musculares durante 15 minutos o más, manteniendo una frecuencia cardíaca creciente. Además de quemar la grasa corporal, la rutina para perder grasa ayuda al corazón y a los pulmones a hacer circular la sangre y el oxígeno en todo el cuerpo de manera más eficaz.

Con el fin de disfrutar al máximo de las ventajas procedentes de una para perder grasa, los especialistas recomiendan ejercitarse al menos 30 minutos 3 días a la semana. Existe una gran variedad de ejercicios cardiovasculares. Para obtener los mejores resultados, conviene escoger el ejercicio cardio que más se adapte a vuestros gustos y condiciones físicas.

La marcha

La marcha es una de las formas más simples y más prácticas de rutina para perder grasa. Que se sea principiante en ejercicios cardio o un veterano experimentado, se puede disfrutar de las ventajas de la marcha y regular el ritmo en función de la experiencia. Basta con colocarse un calzado para caminar, y salir a la calle.

Vientre plano

El running

El running ofrece una opción de rutina para perder grasa con una intensidad ligeramente más alta. Se comienza lentamente y se trabaja hasta que las sesiones de entrenamiento sean más difíciles. Una vez que se gana una cierta experiencia en la carrera, se comienza a variar la velocidad para desafiar al sistema cardiovascular.

La bicicleta

Montar en bicicleta estática o en bicicleta de carretera y pedalear a toda velocidad para obtener las ventajas de la rutina para perder grasa es una modalidad aeróbica que merece la pena practicar. Con muchas opciones, este ejercicio se puede convertir fácilmente en una parte de la sesión de entrenamiento. La bicicleta es ideal si se tienen problemas ortopédicos a nivel de la rodilla o de las caderas, o si se tiene un exceso de peso.

La natación

La natación utiliza la parte superior del cuerpo, lo que hace de él una rutina para perder grasa eficaz. Si se es principiante, nadar durante largos periodos de tiempo manteniendo un ritmo cardíaco regular será difícil. Sin embargo, conviene comenzar por sesiones de entrenamiento más cortas. Mantenerse en el agua alivia la presión sobre las articulaciones y por esta razón la natación es un ejercicio excelente para aquellos que sufren artritis u otros problemas articulares.

Saltar a la cuerda

Saltar la cuerda refuerza los huesos y mejora el sistema cardiovascular y la capacidad de concentración. Es una rutina para perder grasa sencilla, poco costosa que se puede integrar en la rutina de todos los días. Aprender la técnica correcta es fácil y tan sólo requiere un poco de práctica.

Los aparatos cardio

Las máquinas elípticas de cardio son cada vez más fáciles de encontrar y más cómodas de usar. Los aparatos elípticos varían en que algunos utilizan la parte superior e inferior del cuerpo, otros solamente la parte inferior, y otros ofrecen la posibilidad de aumentar o reducir el ángulo con relación a las piernas. Estos aparatos proporcionan muy poco impacto sobre las articulaciones de la parte inferior del cuerpo, y son una opción muy popular para una rutina para perder grasa.

La clave para perder peso rápidamente haciendo ejercicios aeróbicos consiste en alternar la intensidad de los ejercicios. De esta manera, el cuerpo quema la grasa en exceso incluso después del ejercicio durante las 24 horas posteriores. Esta rutina para perder grasa se llama entrenamiento por intervalos de alta intensidad, y los últimos estudios han mostrado su gran eficacia para la pérdida de peso.