• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El tomate es uno de los productos que se cultivan en los países tropicales durante todo el año. Muchos lo consideran como una fruta y otros como verdura, pero los especialistas en el tema aseguran que es una baya gruesa redondeada, de tamaño variable, superficie lisa y color rojo vivo.
El tomate es fuente de propiedades nutritivas pues contiene vitamina C, A y B2. Asimismo está compuesto por agua, hidratos de carbono, substancias nitrogenadas, no nitrogenadas, orgánicas insolubles, grasa, ácido cítrico y cenizas. Resulta ideal para las personas que desean bajar de peso, ya que solo contiene 17 calorías en 100 gr.
Sopas de tomates frescos: Una receta exquisita y nutritiva 1En relación a sus propiedades curativas, el tomate posee una acción desintoxicante y regeneradora de los tejitos. Es aperitivo pues actúa sobre las vías digestivas y estimula el apetito. Además rebaja la temperatura del cuerpo cuando está aumentada por una causa perjudicial, substrae el calor y calma la sobreexcitación. Refuerza las defensas naturales; facilita la digestión de las féculas y de los almidones; es anticancerígeno- según estudios recientes en Inglaterra y Estados Unidos-; y es también un diurético.
La receta elegida para esta ocasión está bautizada como “Sopa fría de tomate y yogur”. Parece una extraña combinación ¿verdad? Pero ya verás que es sumamente deliciosa y saludable.
Entre los ingredientes que lleva esta preparación se encuentran: 1 kilo de tomates rojos, 2 yogures, 1 limón, 1 pepino mediano, 2 cebollitas tiernas, 1 vaso de aceite de oliva virgen, sal y pimienta.
Y para esta receta ideal para 4 personas hay que lavar, cortar en trozos, triturar y colar los tomates para eliminar la piel y las semillas. Agregar los yogures, el jugo y la ralladura de limón. Mezclar y agregar el aceite, la sal y la pimienta. Cortar el pepino y la cebollita en daditos los más pequeños posibles. Incorporar al conjunto y dejar enfriar en el refrigerador.
Servir en soperas individuales, adornadas con una rodaja de pepino insertada en el extremo. Espolvorear la sopa con un poco de cebollino o menta fresca. Y ya tienes tu rica sopa que la puedes utilizar como aperitivo o bien como un plato principal.