• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Etapa 3: calmar la epidermis

a. Enjuagar

Una vez que el afeitado ha terminado, enjuagar bien la cara con agua fría. Además de quitar los restos de crema o espuma, el agua fría cierra los poros de la piel. ¿Hay cortes? Utilizar una piedra de alumbre con propiedades hemostáticas para cortar la sangre, tras haberla mojado con agua tibia.

Suavizante, hidratante, astringente e hipoalergénica, la piedra de alumbre tonifica la piel y ayuda a cerrar los poros tras el afeitado. Para secar la cara, dar golpecitos suaves con una toalla limpia, pero sin frotar.

b. Cuidados after-shave

Existen dos tipos de cuidados after-shave:

Tres etapas para un afeitado perfecto III 1. La loción para después del afeitado sin alcohol, ideal para hombres con la piel grasa.

. El bálsamo hidratante para después del afeitado, ideal para hombres con la piel seca.

La loción after-shave sin alcohol debe ser aplicada a base de golpecitos suaves sobre el rostro y en pequeñas cantidades, mientras que el bálsamo hidratante after-shave debe ser aplicado con masajes suaves, hasta su completa absorción por la epidermis.

Si tenéis una piel normal, tenéis el lujo de poder escoger alguno de estos dos productos para después del afeitado, es una cuestión de gustos.

Para calmar la abrasión

¿Vuestra piel está irritada tras el afeitado? ¿Os tira y sentís escozor? ¿Aparecen granitos y rojeces sobre la cara, en el cuello y en la zona de la garganta? No es cuestión de alarmarse, todo tiene solución.

Si sufrís las consecuencias de la abrasión por culpa del afeitado, puede ser que vuestra piel no haya estado lo suficientemente limpia, o que la cuchilla de la maquinilla no se adaptara a vuestro tipo de piel. Si tenéis la piel sensible, debéis protegeros de la abrasión ocasionada por la cuchilla.

Antes del afeitado: limpiar bien la cara con un limpiador suave. Para las barbas finas y normales, utilizar una crema de afeitar. Si tenéis una barba dura, mejor optar por un gel para el afeitado. Las exfoliaciones regulares os permiten preparar la piel para el afeitado, eliminando las células muertas para impedir que los vello se enconen debajo de la piel.

Tras el afeitado: utilizar un after-shave para hidratar la piel, cerrar los poros y desinfectar la epidermis. Una crema hidratante calmará la piel irritada y suavizará parcialmente la sensación de escozor. De vez en cuando sería bueno cambiar la cuchilla de la máquina de afeitar.