• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Se trata de una zona extremadamente fina y sensible, el contorno de los ojos suele ser víctima de la aparición de manchas negras y desagradables. Son las ojeras las que se marcan generalmente a partir de los 25 a 35 años por el efecto del cansancio o de la edad.

Suelen estar en el origen de la genética, pero pueden ser crónicas, favorecidas por el tabaco, el alcohol, o el cansancio. Las ojeras tienen color porque la piel en este lugar está fuertemente vascularizada. Con el tiempo, la microcirculación se altera, la sangre se estanca y pigmenta la piel.

Para reducir el aspecto de las ojeras, se pueden utilizar tres métodos: las vías naturales, los cuidados cosméticos o las soluciones radicales a base de cirugía. El método más sencillo es el de aplicar un cubito de hielo en cada ojo para redinamizar la circulación sanguínea. Sin embargo, también se puede inyectar ácido hialurónico en la zona afectada. Esto permite atenuarlas durante un año, pero sólo un dermatólogo o cirujano de estética puede efectuar la inyección.

Consejos para combatir las patas de gallo

Las patas de gallo son arrugas de expresión situadas sobre la esquina externa del ojo. Las encontramos normalmente en hombres que suelen broncearse con frecuencia, hombres que fuman, y personas con la piel seca o fina. Tal y como suele decirse, más vale prevenir que curar, puesto que la zona del ojo está desprovista de un película hidrolipídica.

ConsejosPor esta razón, la piel localizada sobre esta parte del rostro tiene tendencia a deshidratarse rápidamente. A partir de los 25 años, debéis aplicar por la mañana y por la noche una fórmula hidratante en forma de crema o de parche.

A partir de los 40 años, podéis decantaros por fórmulas más sólida y extremadamente densa. La cirugía estética también es una solución para aquellos que buscan un resultado rápido y duradero. Una inyección de botox permite bloquear las contracciones del músculo orbicular durante 3 a 6 meses. En ciertos casos, el cirujano puede suprimir una parte lateral del músculo orbicular, pero este tipo de operaciones no presenta ningún riesgo.