• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Entre las reacciones de fotosensibilización, o alergias al sol, existen dos tipos de dermatosis de las que debemos proteger nuestra piel: la urticaria solar y la lucitis estival benigna. Veamos de qué se trata en cada caso.

El golpe de sol es una reacción de la piel ante una exposición excesiva a los rayos solares. Para protegerse correctamente, es importante limitar el tiempo de las exposiciones, y evitar tomar el sol durante las horas más calurosas del día, y siempre aplicando una crema protectora.

La urticaria solar

Esta reacción de la piel aparece algunos minutos después de haber estado expuestos al sol. Es visible en menos de 10 minutos. Sin embargo, no desaparece hasta pasadas 1 ó 2 horas, y a condición de que nos pongamos a la sombra.

Hombre tomando el solLa urticaria se manifiesta por una erupción de pequeños enrojecimientos de la piel, como si fueran picaduras de ortigas. Pero, cuidado, las manifestaciones son a veces más agresivas, impidiendo cualquier salida al exterior. Estos picores suelen venir acompañados de erupciones cutáneas.

Las mujeres más propensas a sufrir una urticaria solar son aquellas que tienen edades comprendidas entre los 20 y 40 años. Esta dermatosis puede durar varios años.

La lucitis estival

Se trata de un conjunto de inconvenientes provocados por el sol. En este cuadro, también son las mujeres las más afectadas por esta dermatosis, frente a los hombres. La lucitis es más frecuente en personas que no suelen exponerse habitualmente al sol.

Las manifestaciones se parecen a las de la urticaria: enrojecimientos cutáneos, acompañados de picores más o menos intensos. Las zonas comúnmente afectadas son la parte del pecho, los antebrazos, los hombros, y la parte externa de las manos y de los pies.

Normalmente, la lucitis aparece tras una exposición de más de 30 minutos al sol. Atención una vez más, porque al cabo del tiempo pueden seguir apareciendo nuevas placas dérmicas. Las erupciones suelen desaparecer al cabo de una semana.

La solución

En caso de padecer alguna de estas dermatosis, hay que ponerse en la sombra durante varios días. Por precaución, incluso en la sombra debemos utilizar una crema protectora para prevenir la influencia de los rayos UV.