• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Los principales aportes de los vegetales y verduras son sus vitaminas y minerales.
Se trata de la mayor fuente de vitaminas A y C, que se incluye necesariamente en todas las dietas saludables.
Su consumo aporta al organismo grandes beneficios, en pocas calorías, lo que también contribuye a no aumentar de peso o a perderlo, en el caso de quienes realicen regímenes de adelgazamiento.
Ventajas de consumir vegetales 1Casi en su 80% se encuentran compuestos de agua que le aportan al cuerpo.
Los vegetales también son ricos en fibras y varias sustancias antioxidantes, que acortan la brecha de probabilidades de contraer un gran número de enfermedades.
Las fibras actúan prolongando la sensación de saciedad, y aumentando el volumen de los vegetales consumidos dentro del estómago.  De esta manera, favorecen al correcto funcionamiento de la flora intestinal.
La cantidad recomendada del consumo de vegetales diarios es de cinco porciones, de las cuales al menos una debe ser cruda. De esta manera, verduras de hoja como la lechuga y hortalizas, pueden ser preparadas en ensaladas, en variadas opciones y combinaciones para acompañar un plato de pastas o carne.
Es importante que tanto en los preparados de recetas crudas como cocidas, puedas escoger una combinación de diversos colores y texturas en los vegetales.
De esta manera, no sólo la cantidad de nutrientes ingeridos será variada, sino que los colores, que estimularán tu sentido de la vista, lograrán un mayor disfrute y saciedad al terminar la comida.
Además de los vegetales, incluye frutas a tu dieta diaria. Jugos de variados cítricos como las naranjas o pomelos en el desayuno, o acompañando las comidas aportan Vitamina C, que inmuniza el organismo de contagiarse enfermedades en las vías respiratorias.
Para que los vegetales conserven todas estas propiedades a la hora de ser servidos en la mesa, es recomendable cocinarlos con su cáscara. Previamente, deben ser lavados con abundante agua potable para evitar que los restos de desinfectantes y demás conservantes que se utilizan en las cosechas lleguen al momento de la cocción.