• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Los ejercicios de natación son increíblemente beneficiosos. Ofrecen un bienestar extraordinario. La razón es que son muy poco agresivos para el cuerpo y particularmente para las articulaciones, y permiten mejorar la circulación sanguínea. Conviene recordar que hacer ejercicios en el agua es algo beneficioso para la línea, porque el cuerpo quema calorías y se tonifica. Los ejercicios de natación son ideales para combatir eficazmente la grasa almacenada.

Ejercicio 1, la marcha acuática

La marcha acuática es un ejercicio muy sencillo que permite tener unas piernas bien definidas, delgadas y sin celulitis. Se trata de caminar en el agua 20 minutos cada día para ver rápidamente los resultados. Si esto es posible, lo ideal es practicar el ejercicio por la mañana. Tampoco conviene dudar a la hora de alargar el tiempo de marcha acuática. Por ejemplo, se puede caminar 30 minutos, o 45 minutos, e incluso una hora completa.

Para practicar correctamente la marcha acuática, hay que meterse en el agua hasta la cintura, y caminar a lo largo de la playa. También, si existe algo de corriente, los beneficios serán mayores.

Ejercicio en el agua

Ejercicio 2, círculos y movimiento de piernas

Los ejercicios de natación pueden ayudar a trabajar la parte inferior del cuerpo. Tras 20 minutos de marcha acuática, conviene realizar 4 series de 10 batidas con las piernas hacia atrás, alternando las piernas. Se vuelve de nuevo a caminar durante 5 minutos para distender los músculos, y luego se hacen otras cuatro series de 10 batidas con las piernas sobre el costado.

Una vez que se han efectuado las series de ejercicios con las piernas, se levanta la pierna derecha por delante y se dibujan 10 círculos. Lo mismo se realiza con la pierna izquierda. Luego se camina otros 5 minutos, y se vuelve a comenzar.

Ejercicio 3, los talones, los glúteos, y subir las rodillas

En la misma línea de trabajo de los muslos y los glúteos, se pueden realizar ejercicios clásicos como darse con el talón en los glúteos, y levantar las rodillas. Siempre el agua debe llegar hasta la cintura, ya que los beneficios de estos ejercicios se optimizan.

Se empieza realizando 15 ejercicios de talón-glúteo con cada pierna, y 15 subidas de las rodillas para cada pierna. Luego se camina durante 5 minutos, y se vuelve a empezar. Lo ideal es realizar tres series al día. La marcha acuática, los ejercicios de batir las piernas, los círculos, caminar talón-glúteo y levantar las rodillas son ejercicios que hacen trabajar los muslos, los glúteos, pero también la cintura abdominal. Por lo tanto permiten perder vientre.

Ejercicio 4, trabajar los brazos

Para definir y esculpir los brazos, los ejercicios de natación son los más recomendables. Si se sabe nadar, lo ideal es ir donde no se haga pie. Durante 5 minutos, hay que intentar mantener la cabeza fuera del agua, únicamente moviendo los brazos. Una vez que se siente el cansancio, se empiezan a utilizar las piernas.

Si no se sabe nadar, hay que desplazarse hasta que el agua llegue a nivel de los hombros. Se dibujan 15 círculos en el agua con el brazo derecho, y luego con el brazo izquierdo. Después el ejercicio se realiza con los dos brazos simultáneamente. Luego se comienza de nuevo con una o dos series más.

Ejercicios 5, nadar con aletas

Nadar, es algo bueno, pero nadar con aletas, todavía es mejor. La razón es que gracias a las aletas, los diferentes grupos musculares se ven mayormente solicitados. Para que el ejercicio sea beneficioso, hay que escoger aletas que no sean muy grandes. Hay que colocárselas en los pies y nadar entre 30 y 45 minutos. Si se puede, lo ideal es utilizar el método del estilo crawl. Si no es el caso, se puede utilizar una plancha y colocarla debajo del pecho.

Ejercicio 6, la braza

La braza es un tipo de natación sencillo que relaja, que hace trabajar todos los músculos y que reafirma. La braza es menos cansada, y es posible nadar una hora sin dificultad. Cada día, en cuanto se pueda, conviene ir a nadar y disfrutar de un momento especial de ejercicio.

Los ejercicios de natación son perfectos para moverse eficazmente durante las vacaciones. Todos los ejercicios se pueden realizar igualmente en la piscina antes de salir de vacaciones, y durante la estancia en otro lugar.

Para completar, conviene caminar, y hacer sesiones de stretching y de yoga. Normalmente los campings y los clubs ofrecen clases antes de la apertura de la piscina por la mañana.