• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La prevención de la osteoporosis pasa necesariamente por una alimentación rica en calcio, que es la materia prima de los huesos.

La prevención de la osteoporosis debe comenzar desde la adolescencia, puesto que es en ese momento cuando el pico de masa ósea debe estar en perfecto estado. Para eso es necesario que el aporte en calcio sea suficiente. Esta prevención está lejos de ser evidente: ¿cómo convencer a un adolescente que debe consumir suficientes productos lácteos con el fin de tener unos huesos sólidos, cincuenta años más tarde?

Hasta los treinta años, la configuración de los huesos es casi permanente. Después, se debe mantener una cuota mínima de calcio, con el fin de luchar contra la destrucción ósea.

Hombre bebiendo lecheDurante mucho tiempo, el tratamiento substitutivo hormonal estuvo dirigido, casi exclusivamente, para prevenir la osteoporosis en las mujeres. Actualmente ya casi no se prescribe, desde que se descubrió que podía producir cáncer de mama.

El calcio

Se deben vigilar las necesidades en calcio de los adolescentes y los jóvenes adultos para que alcancen los aportes mínimos. Algunos estudios muestran que con 1500 mg de calcio al día se podría evitar la pérdida ósea de las vértebras, entre los 30 y 42 años.

Por lo tanto, es bueno beber leche, comer yogures y queso fresco en cada comida, porque únicamente los productos lácteos aportan el calcio necesario para el organismo. Y no se debe dudar: si no se llega a la cuota mínima de calcio, es necesario tomar un complemento cálcico en forma de comprimidos.

Dos yogures o 300 g de queso blanco, o 30 g de queso curado aportan 300 mg de calcio. Es decir que 600 mg al día de alguno de estos productos, en el desayuno o la cena, son indispensables.

En el desayuno, un bol de leche de 300 ml aportan 375 mg de calcio. Así se llega casi a los 1000 mg, el resto es aportado por las verduras y el agua de las bebidas.

Los yogures líquidos, felizmente a la moda entre los adolescentes, son una buena solución. Por eso, es importante que en la nevera haya siempre productos lácteos, del tipo que sea.