• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Los alimentos y funcionales son aquellos que se destacan por sus propiedades nutritivas además de contener elementos que dentro de una dieta equilibrada ayudan a mantener y mejorar el estado de bienestar y salud.

La dieta y los alimentos funcionales

Es por todos conocido lo importante que es una dieta equilibrada y sana en las distintas etapas de la vida ya que ayuda a prevenir y tratar infinidad de enfermedades, colaborando en muchos casos a dejar de lado algunos hábitos tóxicos tales como el tabaco, exceso de alcohol e inclusive disminuir el estrés.

Alimentos naturales y funcionalesA pesar de no existir una definición universal sobre cuáles son los alimentos naturales funcionales, por tratarse precisamente de un grupo de éstos, en Europa un documento de consenso sobre el tema fue elaborado en el año 1999 brindando un concepto de alimento funcional al que contiene un componente nutriente o no que posee un efecto selectivo tanto sobre una o varias funciones del organismo pero contando con un valor superior cuyos efectos resultan saludables.

Existen infinidad de alimentos funcionales algunos de ellos contienen ciertas vitaminas, minerales, fibra, ácidos grasos y sustancias antioxidantes sumándose a los naturales los alimentos enriquecidos o modificados y los probióticos como por ejemplo el yogur que contiene bacterias vivas suyos efectos son excelentes para la salud.

Propiedades de los alimentos funcionales

  • Alimentos funcionales naturales:

Tomate: Reduce el riesgo de cáncer a la próstata y también de sufrir un infarto al miocardio
Broccoli, ajo y zanahoria: Ayudan a reducir el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer
Té: Reduce el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.
Pescado: Aporta al organismo ácidos grasos Omega 3 y ayuda a reducir el riesgo de enfermedades del corazón

  • Alimentos funcionales procesados

Leche alta en calcio, con bajo aporte de grasa: Ayuda a reducir el riesgo de padecer de osteoporosis

Productos lácteos fermentados Probióticos: Mejoran de forma notable la función gastrointestinal.

Leche o huevos enriquecidos con omega 3: Reducen el riesgo de enfermedades cardiovascular mejorando la visión.

Cereales con con ácido fólico: Consumidos durante el embarazo ayudan a reducir el número de casos de bebes que nace con espina bífida.

Asimismo, los alimentos funcionales ayudan también a una mejor metabolización de las sustancias beneficiosas para la salud mejorando el control de la glucemia, tasas de colesterol y triglicéridos que se asocian al riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.

También las sustancias antioxidantes que contienen este tipo de alimentos sirven como defensa contra el estrés oxidativo y funcionan como una barrera ante los efectos no deseados de los radicales libres sobre el ADN. Algo similar ocurre con ciertos productos enriquecidos con sustancias antioxidantes tales como los zumos de fruta y bebidas a base de leche.

Los alimentos funcionales ayudan a mejorar la salud y si bien no son la panacea resultan adecuados y beneficiosos aportando un complemento saludable a la dieta y al estilo de vida sano, no siendo indispensables pero representando una opción a tener en cuenta sobre todo en aquellas personas que sufren de obesidad, diabetes o cierto de de alteraciones digestivas.