• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Estrenamos esta nueva categoría del blog con un destino de gama extra: Barcelona.

Barcelona es una de las ciudades más turísticas del mundo, ejerce una atracción tal en diferentes ámbitos, que sin duda hablamos de ella como un destino de calidad extra.

Uno de sus principales atractivos es la arquitectura. Nos encontramos con la Sagrada Familia, quizá uno de los templos o catedrales más laureados del mundo. De la mano del arquitecto Gaudí, las torres de su cúpula y sus paredes ornamentadas, fiel reflejo del estilo modernistas, hacen las delicias de los visitantes, deslumbrando a aquellos que llegan de lejanas tierras.

Barcelona, la ciudad de los prodigios 1De hecho, hay muchas más exponentes del modernismo en la propia ciudad. Algunos de muy conocidos, como el Park Güell, una urbanización para gente pudiente que no llegó a ser, y que nos dejó como premio un hermoso parque con vistas fabulosas sobre toda la ciudad, y donde la magia cuando cae el sol, se hace con todos los elementos de un parque digno de admirar.

De la mano del modernismo, podemos ir al Passeig de Gràcia, gran calle llena de las mejores marcas del mundo, donde uno puede ir de compras entre grande edificios modernistas, con fachadas de sueño y donde de nuevo la imaginación es el único recurso para intentar dar explicación a la multitud de elementos que nos encontramos.

Pero la ciudad ofrece mucho más, de noche, por ejemplo, la fiesta toma vida, y son muchos los núcleos de discotecas, bares, salas y pubs donde pasar un buen rato. Se pueden citar muchos, pero la verdadera gracia es que se pueden encontrar de todos los estilos y ambientes, por eso siempre hay algún sitio donde ir a tomar algo.

La vida cultural de la ciudad es muy alta, teatros, cines, espectáculos o simplemente librerías y bibliotecas. Solo hay que hablar del Liceu o de los museos que pueblan toda la ciudad, donde podemos hacer viajes artísticos o históricos, como en el museo de Arte Nacional.

Estamos pues, ante una ciudad viva, donde se junta la fiesta, la cultural, la arquitectura y el buen tiempo, que permite tanto pasear como ir a la playa, así como una gente estupenda, abierta y cosmopolita.