Cómo cuidar la piel en Navidad

La Navidad es una época de muchos excesos: comilonas en exceso, consumo elevado de alcohol, salidas al exterior con temperaturas bajas, pocas horas de sueño… Todos estos hábitos acaban pasando factura al organismo, y especialmente a la piel.

A menudo no se presta atención a los daños que pueden producir los hábitos poco saludables en la piel las fechas navideñas. En verano, también en primavera, sí se incide mucho en el cuidado dermatológico por la afección de los rayos solares, pero el frío y los excesos en la dieta también son peligrosos. Con estos consejos saludables, podemos evitar esos problemas y mantener un estado óptimo de la piel.

Hidratarse mucho y tomar mucha fruta y verdura

piel hidratada

Los encuentros familiares invitan a comidas muy calóricas en los que apenas hay hueco para una nutrición saludable. Justo eso es lo que debemos evitar. Si incorporamos fruta y verdura en los menús navideños conseguiremos dos objetivos: mayor sensación de saciedad, recetas más sanas y menos calóricas; y una mayor hidratación del organismo.

El consejo tan conocido de beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día es importante, pero también lo es, como decimos, optar por alimentos con mucho contenido en agua. Las frutas y verduras lo son, así que, si llenamos nuestro estómago con estos productos poco calóricos, podremos mantener la línea y dotar a la piel de suficiente hidratación.

Los zumos y batidos depurativos

Cómo cuidar la piel en Navidad 1

La fórmula de los zumos depurativos a partir de vegetales verdes son una buena opción para cuando termina la Navidad, pero también durante las fiestas. Las infusiones, los tés y los caldos depurativos tienen efecto antiinflamatorio y descongestivo. ¿A quién no le sienta reparador tomarse un consomé a la mañana siguiente de un exceso con el alcohol o con la dieta?

Además, si acudimos a los zumos de frutas, los ricos en vitamina C nos ayudan a contrarrestar los efectos del alcohol. Por supuesto, es importante moderar la ingesta de bebidas espirituosas, tomarlas siempre con calma y con el estómago lleno, para que la piel no se reseque y produzcan exceso de sudoración.

Las mascarillas caseras

Rostro hombre

Otro de los problemas de las fiestas navideñas es descansar en peores condiciones. Un buen descanso ayuda al organismo a recuperarse de los excesos y alcanzar un buen estado de salud. De este modo, si sientes que tienes los ojos hinchados, ojeras y bolsas, los remedios descongestionantes pueden ayudar a que tu rostro gane en vitalidad.

Algunas fórmulas interesantes son aplicar rodajas de patata o de pepino sobre los ojos, pero también compresas de agua fría durante 5 ó 10 minutos. También son efectivos los parches descongestionantes.

Mantener las rutinas saludables

hombres haciendo deporte

En todos los consejos sobrevuela una idea central, el mejor modo de proteger la piel y el organismo en general es mantenerse alejado de los hábitos poco aconsejables y continuar con las rutinas saludables.

De este modo, si acostumbras a hacer deporte, debes programar tu rutina habitual. Así no lo confías todo en las reuniones familiares o los encuentros con amigos y pasas más tiempo protegiendo la piel de las malas decisiones.

Esta recomendación también incide en la alimentación. Como con el alcohol, no se trata de renunciar a los productos típicos navideños, sino de moderar su consumo y seleccionar bien qué días se van a tomar. No es cuestión de estar desde Nochebuena hasta el día de Reyes comiendo turrón, mazapanes y roscón, sino comerlos con moderación y como capricho, no como postre habitual.

Cuidado con las aglomeraciones

Cómo planificar un viaje en Navidad

Este año no estaremos expuestos a tantas aglomeraciones, si somos responsables en nuestro comportamiento, pero diciembre es un mes que se caracteriza por compartir espacio en muchos momentos con mucha gente: centros comerciales llenos, luces navideñas en las ciudades, restaurantes y bares con muchas mesas cubiertas…

El resultado de todo este fenómeno es un mayor nivel de estrés, algo que acaba incidiendo en el estado de la piel. A largo plazo, esto puede provocar mucha fatiga, así que hay que intentar evitar estas aglomeraciones, así como las situaciones que inciden en esos episodios de estrés.

El deporte, como ya comentamos anteriormente, es una buena solución para actuar frente al estrés, así que quizás no basta con mantener las rutinas saludables en este sentido, sino que hay que intentar programar más sesiones de entrenamiento. Tu piel te lo agradecerá.