• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Cuidar las uñas es un gesto indispensable, si pretendemos tenerlas sanas y bonitas. Para eso conviene respetar una serie de reglas, y evitar otros cuantos gestos que no favorecen, ni su aspecto, ni su salud.

Basta con emplear algunos minutos por semana para mantener el buen aspecto de nuestras uñas. Algunos gestos sencillos, y otros tantos buenos hábitos bastan para mantener la salud y aspecto saludable de la mano masculina.

Los instrumentos

. corta uñas,

. lima para uñas (preferentemente de cartón, mejor que metálica),

Cuidados naturales para las uñas 1. pulidor,

. bastoncillo de manicura,

. quita cutículas.

La higiene del material es muy importante. Todos estos utensilios deben estar limpios cada vez que nos sometamos a una sesión de embellecimiento de las manos. Limpiar, nutrir, e hidratar las uñas, y el cuidado semanal son gestos necesarios e indispensables para conservar el buen aspecto de las uñas.

. lavarse bien las manos y las uñas con un jabón suave y agua templada,

. quitar las impurezas y pieles muertas acumuladas debajo de las uñas,

. una vez que las uñas están limpias, llega el momento de arreglarlas,

. nutrir e hidratar las uñas. Para esto, basta con meter las manos en una baño de agua caliente, en la que previamente hayamos vertido algún aceite esencial,

. pulir las uñas para que estén brillantes,

. limar las uñas, siempre de los lados hacia el centro, y evitando el movimiento de ida y vuelta.

Los aceites esenciales

Generalmente, el aceite de limón, el aceite de oliva, el aceite de argán, el aceite de lavanda, y el aceite de camelia, son buenos protectores de las uñas, a la vez que las nutre, las fortalece y las hidrata.

Si tenemos las uñas dañadas, frágiles, y que se rompen con facilidad, estos aceites nos ayudarán a protegerlas mejor. Basta con meter los dedos en alguno de estos aceites durante unos quince minutos, repitiendo este gesto dos veces a la semana, para que el aspecto de las uñas mejore visiblemente.

Si queremos blanquear las uñas, debemos frotarlas con un algodón empapado en agua oxigenada. El agua oxigenada tiene una virtud blanqueadora muy potente. También podemos meter los dedos en el zumo de un limón. Con esto conseguiremos blanquear las uñas, al tiempo que las fortalecemos.