• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

No se debe confundir el sobreentrenamiento con el cansancio fisiológico provocado por un esfuerzo importante durante la realización de los ejercicios físicos habituales. Es bueno conocer sus causas y los medios que se deben adoptar para evitar el síndrome del sobreentrenamiento.

Causas y síntomas del sobreentrenamiento

El sobreentrenamiento puede aparecer en un deportista, y no necesariamente tras un esfuerzo desmesurado. Este fenómeno puede estar debido a la manifestación de un cansancio acumulado desde hace un cierto tiempo, tanto a nivel físico como psicológico.

Son muchos los factores que pueden provocar los síntomas del sobreentrenamiento. Primeramente, pueden estar relacionados con el sueño o una falta de descanso. También pueden provenir de problemas emocionales que el deportista sufre como diferencias en la familia, u otras formas de estrés.

Una mala alimentación, con relación a la calidad, a la cantidad o a la composición, puede provocar que se manifiesten los síntomas del sobreentrenamiento.

Ejercicio y sobreentrenamiento 1El síndrome del sobreentrenamiento se manifiesta a través de varios síntomas. Primeramente ocurre que el deportista presenta una serie de desarreglos en el sueño. La manifestación más corriente es la fatiga que se puede detectar en el plano físico del deportista.

Generalmente,  viene acompañada por una pérdida del apetito, al igual que de una pérdida de peso. El deportista siente un dolor de cabeza que puede presentar desarreglos en su comportamiento. Todo esto genera una disminución de sus resultados deportivos, la presión arterial sube, provocando un descontrol en el esfuerzo de la persona afectada.

Evitar el sobreentrenamiento

Un deportista debe saber planificar bien sus actividades y conocer sus límites. Tras una serie de entrenamientos físicos que pide grandes esfuerzos, el cuerpo necesita tiempos de recuperación y de reposo.

Igualmente, para evitar el síntoma del sobreentrenamiento, conviene establecer sesiones de masaje de forma regular. También se aconseja alternar el ejercicio con momentos de relajación en centros específicos como un spa o algún centro de cuidados para el cuerpo. Estos institutos de belleza son beneficiosos tanto para el cuerpo como para el espíritu.

También se aconseja efectuar un seguimiento periódico del estado de salud y de la salud en general por parte de un médico. Por otro lado, la alimentación juega aquí un papel importante en la salud y en los resultados del deportista.

El régimen del deportista debe favorecer los alimentos ricos en glúcidos lentos y ofrecer un buen aporte en vitaminas. Por supuesto, el tabaco está prohibido, al igual que todas las substancias o bebidas que puedan tener repercusiones sobre la salud. Finalmente, y esto es lo más importante, un deportista debe mantenerse siempre bien hidratado.