• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Beber agua en cantidad suficiente es esencial para el organismo. Cada día, nuestro cuerpo pierde agua: la orina, las axilas, la transpiración, la respiración. Es indispensable reestablecer la balanza hídrica, bebiendo al menos litro y medio de agua al día.

El agua y nuestra línea

El agua ayuda a adelgazar. Ciertamente, el agua no adelgaza por sí misma, ni tampoco impide que engordemos. Si embargo, el agua es necesaria dentro de una alimentación equilibrada y una dieta específica para adelgazar.

La explicación

El agua es uno de esos raros productos consumibles, quizás sea el único, que no aporta ninguna caloría al organismo.

El agua fuente de salud 1El agua puede darnos, en cierta cantidad, la sensación de estar saciados. Esta sensación se amplifica con otros alimentos ricos en fibra, que en contacto con el agua se inflan. Y es más, esta ingesta de agua y fibra favorece enormemente el tránsito intestinal.

En el marco de una dieta para perder peso, la hidratación es indispensable para drenar correctamente los residuos metabólicos.

Algunas aguas, especialmente las minerales, son una fuente importante de minerales esenciales (magnesio, calcio), de las que podemos carecer si, por desgracia, al hacer un régimen alimenticio, no seguimos rigurosamente los consejos de alimentación equilibrada prescritos en la dieta.

Una idea falsa, que suele circular entre ciertos hombres que desean someterse a una reducción de peso corporal, es que para perder peso, se debe evitar una retención de agua, y por eso mismo reducen la ingesta de líquidos.

Diferentes tipos de agua

Agua mineral, agua de manantial, agua del grifo… El agua mineral natural es un agua, naturalmente pura, que se recoge de la capa freática de debajo de la tierra. Su composición mineral y su calidad deben ser constantes.

Esta composición puede presentar ciertas ventajas para nuestra salud. Una agua rica en calcio, por ejemplo, puede estar recomendada para prevenir el riesgo de osteoporosis.

Sin embargo, el agua de manantial, por provenir de menor profundidad terrestre, suele ser menos rica en minerales.