• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Rasurado o depilación íntima… Se trata de un tema espinoso por el que muchos hombres se hacen infinidad de preguntas. Pero hay una que no se puede eludir, ¿cómo rasurarse el pubis?

Un pubis limpio y sexy, es un pubis bien rasurado. Tener éxito en esta operación delicada requiere ciertos gestos precisos y experimentados… Veamos algunas reglas y consejos para conseguir un rasurado íntimo óptimo.

Antes del rasurado

El rasurado del pubis es más fácil tras haber lubricado los pelos, porque el agua tiene un efecto suavizante. Por lo tanto, a falta de un baño caliente, conviene lubricar los pelos con agua templada. Después, sobre todo cuando los vellos son largos, es bueno recortarlos con ayuda de unas tijeras no muy grandes.

EstéticaDespués de esta etapa se pasa a la aplicación de la espuma de afeitar o del gel, y luego al rasurado. Al final, el pubis deben limpiarse con jabón, y cubrirlo bien de crema hidratante o de talco para evitar las irritaciones.

La técnica del rasurado

Rasurarse el pubis es un gesto que debe efectuarse lentamente y suavemente, en el sentido del crecimiento del vello. Para las partes difíciles, y concretamente cuando nos acercamos a los testículos, es necesario estirar bien la piel, pero siempre suavemente. Cuando el rasurado se acerca de la piel, se debe realizar de izquierda a derecha.

No nos olvidemos que lo que rasuramos son los vellos, y no la piel… por lo tanto no es necesario forzar mucho, cuando los vellos ya tiene un tamaño bastante reducido.

Lo que se debe evitar

Un rasurado demasiado frecuente puede incrementar los riesgos de irritación, de enrojecimiento, y de que salgan granos. Al principio, lo ideal es espaciar los rasurados cada cinco días. Por otro lado, no se deben emplear espumas de afeitar para el pubis, puesto que favorecen los cortes y las infecciones. Finalmente, las cremas hidratantes que contienen colorantes y perfumes se deben evitar.