• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Creado en el año 1986 por Alain Delabos, un médico nutricionista, el crono-régimen o crono-nutrición consiste en sincronizar el ritmo biológico interno con la alimentación. En otras palabras, el crono-régimen es una forma de mantenerse sano.

El principio

El crono-régimen consiste en comer un alimento preciso a una hora determinada del día. Este programa parte del principio siguiente: el cuerpo humano posee un reloj interno que regula el sueño y la producción de hormonas. Se trata pues de comer un alimento en el momento en el que el cuerpo tiene necesidad de él, para estar en fase con su reloj interno.
hombre tumbado en la camaEn este régimen, todo está permitido, sin excepciones (chocolate, queso…). Sin embargo, cada alimento debe ser consumido en su momento preciso. Por esta razón hay un reparto de los momentos en los que uno se puede alimentar para que las grasas no se acumulen en el organismo. Las cantidades se reducen considerablemente. Se come lo que se quiere pero en menor cantidad.

A quién va dirigido

Este régimen está indicado a todos aquellos que desean controlar su alimentación, para limitar el cansancio físico y regular el sueño. Si vuestra finalidad es la de perder peso rápidamente, este no es el mejor método.

Modelo de menú

Se puede tomar un desayuno copioso, puesto que el metabolismo estará más activo: pan, mantequilla, 100 g de queso. A mediodía, proteínas en gran cantidad, y féculas: carnes, pescado, arroz… La merienda es fundamental puesto que la cena queda suprimida. La merienda debe contener azúcar: 30 gramos de chocolate negro y un vaso de zumo de fruta.

Ventajas

El crono-régimen suprime los problemas gástricos y mejora la calidad de vuestro sueño. En definitiva, da energía y aumenta el tono vital, gracias a la desaparición de todos los problemas digestivos y a la ausencia de la carencia que provoca un régimen clásico.

Inconvenientes

Se puede resentir una desagradable sensación de hambre durante la noche. Es preferible tener un sueño de calidad para evitar los picoteos durante el día. Este régimen no permite que se pierda peso rápidamente. La eliminación de las grasas es bastante lenta, por razón de una ingesta de 1500 calorías diarias.