• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

¿Tienes dolor de espalda y no sabes qué hacer para calmar el dolor? Entonces quédate a leer esta nota en la que haremos referencia al dolor de espalda y a los beneficios de hacer deporte.

Se trata de un dolor, una sensación de tensión muscular o de rigidez localizada en la espalda que en algunos casos va acompañada de un dolor en los miembros superiores e inferiores.

Los dolores de espalda generalmente se producen en situaciones de la vida cotidiana, cuando conducimos o viajamos en auto por muchas horas, cuando estamos sentados frente al ordenador por mucho tiempo, o bien, cuando levantamos cosas pesadas del suelo.

El dolor de espalda y el deporte 1Cabe resaltar también que el dolor de espalda es una enfermedad muy común en hombres y mujeres mayores de 30 años, que se convierte en la causa más importante de incapacidad en personas mayores de 45 años.

Es considerado un problema de gran magnitud debido a que repercute en la calidad de vida de las personas de mediana edad y en los costes laborales, económicos y sociales que acarrea.

No olvidemos que el dolor de espalda afecta de igual manera a los hombres y a las mujeres, a trabajadores manuales y de oficina, y su incidencia va increscendo en los últimos años por los cambios en los hábitos de vida.

Pueden tener diversos orígenes y en ocasiones  no se sabe por qué ocurren. Pero a continuación señalaremos algunas de las causas más frecuentes del dolor de espalda:

  • contracturas musculares o lesiones de ligamentos,
  • alteración de los discos intervertebrales,
  • alteración en las articulaciones que hay entre las vértebras,
  • osteoporosis,
  • embarazo,
  • factores controlables como la obesidad o el sobrepeso,
  • los movimientos bruscos,
  • el tabaquismo,
  • las malas posturas en la vida diaria,
  • el sedentarismo,
  • los valores bajos de fuerza muscular y de movilidad de las caderas,
  • la depresión, el estrés y la falta de calcio.

Finalmente es importante señalar que el ejercicio físico no es un remedio mágico pero si es esencial para aquellos que sufren dolores de espalda. Es que se ha comprobado que las personas que hacen ejercicio tienen menos episodios de dolor de espalda que aquellas que no lo realizan.