• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El régimen disociado garantiza la salud y la pérdida de peso. Se trata de una técnica para adelgazar muy eficaz, puesto que no se pasa hambre.

Principio

Reagrupando varios métodos diferentes, la denominación de régimen disociado designa la separación de alimentos: se puede comer de todo, pero no al mismo tiempo.

El régimen disociado 1Los métodos Antoine, Shelton y Montignac son los más conocidos, pero son muchos también sus detractores. El exotismo de los métodos no es por lo tanto una garantía de éxito, puesto que la cuestión se basa fundamentalmente en la fuerza de voluntad de las personas, y en su fidelidad a largo plazo.

Métodos

El régimen Montignac es el más conocido y apreciado por las personas activas y urbanas, que no quieren renunciar a comer bien: sólo los glúcidos «lentos» están autorizados. Por lo tanto, están prohibidas ciertas asociaciones como la de los lípidos con los glúcidos, queso y pan, salsas y patatas. Los placeres de la mesa no están prohibidos, sino regulados. El régimen debe seguirse a largo plazo para que sea eficaz.

El régimen Shelton es más complejo, ya que se basa en una clasificación científica de los alimentos. Están prohibidas las combinaciones como ácidos y almidón, grasas y proteínas, etc. No obstante, este régimen puede conllevar ciertas carencias.

El régimen Antoine, efectuado una semana cada mes, pone su acento en la saturación, y cada día debe estar consagrado a un tipo de alimento: carne un día, pescado otro, frutas otro… Este método suele considerarse como físicamente y fisiológicamente cansado. En todo caso, siempre es necesario pedir consejo a un nutricionista o dietista.