• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Son muchas las actividades que podemos realizar para mantenernos en forma sin necesidad de recurrir al entrenamiento en las salas de musculación, una de ellas es la escalada.
En montañismo la escalada es una actividad que consiste en realizar ascensos, con brazos y piernas, sobre paredes de fuerte pendiente valiéndose de la fuerza física y mental. Sin embargo ha dejado de ser una actividad de montañas, para pasar a ser uno de los deportes de moda en centros urbanos.
Los rocódromos indoor se están convirtiendo en una alternativa a los clubes de fitness y, si están dentro de éstos, en una de las actividades más solicitadas por los socios. Sin necesidad de salir al campo, sin tener que invertir en material, sin exponerse a ningún tipo de riesgo y sin ningún requerimiento físico previo, cualquiera puede aprender a escalar a la vez que entrena y combate el estrés.
escalada indoorEsta actividad conocida como escalada indoor, se practica en gimnasios especializados equipados con paredes altas para subir y conquistar cimas imaginarias, mientras se hace una buena sesión de ejercicio extremo.
Es un deporte que todos pueden aprender, porque es algo natural y no requiere una condición física particular. Hay escaladores muy buenos que tienen sobrepeso o son pequeños de estatura.
Aquí no existen las categorías de peso, estatura o nivel, todos son escaladores, y teniendo las bases y la práctica necesaria, se puede realizar en el exterior.

Beneficios de la escalada indoor

Con la escalada se ejercita todo el cuerpo y los beneficios se empiezan a ver muy pronto porque se requiere de mucho esfuerzo muscular para practicarla. También se tonifican todos los músculos del cuerpo y se mejora la condición física. Obviamente el esfuerzo se nota, sobre todo en las primeras clases.
Aquí usamos desde la punta de los dedos de los pies hasta la punta de los dedos de la mano, se trabajan mucho los brazos y el torso, pero gran parte de la actividad consiste en aprender a dejar la mayor carga en las piernas para aligerar los brazos.
Con la práctica, el cuerpo empieza a notar mejora en tallas, se fortalece la postura y los problemas de espalda se eliminan, sobre todo cuando son provocados por debilidad; además, la flacidez de los brazos desaparece y se hacen más fuertes, sin llegar a ser musculosos, a menos que se realice ya a nivel profesional.
La clase para principantes va de 60 minutos a una hora y 30 minutos, de 4 a 6 veces por semana, pero en personas de mayor rango, los entrenamientos pueden ir de dos a tres horas diarias.
Para practicarlo, se requiere de unos zapatos especiales para escalar, que son de una goma más adherente que el zapato habitual, y se usan muy ajustados.
La ropa debe ser cómoda, que permita hacer ejercicio. Lo habitual en mujeres es el pantalón de malla con camisetas de tirantes, y los hombres usan un pantalón que les permita el movimiento con camiseta.
Así que si te parecen monótonas las actividades en la sala de máquinas, el trabajo con pesas te agobia y la cinta de correr es aburrida, la escalada te ofrece la posibilidad de entrenar todo el cuerpo de manera divertida con un reto nuevo cada vez, pues siempre habrá una pendiente más difícil para subir.