• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hoy hablamos de deportes extremos y más concretamente de un deporte quizá poco conocido y bastante reciente, pero que estoy seguro que os llamará mucho la atención, se trata del sandboarding. Como su nombre indica el sandboarding trata sobre lanzarte con una tabla de snowboard por una ladera de arena, de esta manera, la tabla se va deslizando y tu caes a gran velocidad por la cuesta.

Los primeros registros que se tienen de este deporte son de los antiguos egipcios, que se deslizaban por las dunas del desierto con tablas de cerámica, pero sus aventuras quedaron en el olvido, y hasta la segunda guerra mundial no se han encontrado más referencias, fue entonces, y sobretodo en los años 60′ cuando grupos de surferos y de amantes de la montaña encontraron en esta modalidad deportiva un substituto a su deporte predilecto, y así empezaron a fabricar tablas más resistentes y adaptables a la arena.

bajar por una cuesta llena de arena, sandboardingPero, ¿en que países se puede disfrutar y practicar sandboarding? Es evidente que para este deporte se necesita montaña y arena, por eso no en todos los países es posible realizar este deporte, aún así, la expansión del sandboarding ha sido bastante rápida en las dos últimas décadas, y ya se puede practicar en una lista bastante larga de países, entre los que se encuentran Chile, Brasil, México, Uruguay, Australia, Nueva Zelanda, Egipto, Arabia, Italia, Francia, Estados Unidos y Perú. La mayor competición de sandboarding es la Sand Master Jam, disputado en Dumont Dunes, California, Estados Unidos.

Así, lugares míticos para realizar este deporte llamado sandboarding son Swakopmund en Namibia, el Cerro Blanco en Perú que es la duna más alta del mundo, Cape Town en Sudáfrica, Victorian Desert en Australia, Florianópolis en Brasil y Valizas en Uruguay.

Sin duda, como podemos observar, estamos ante un deporte que se práctica en diferentes continentes, así que puede ser una genial excusa para viajar y conocer nuevos parajes a los que hasta ahora no podíamos visitar. El sandboarding combina velocidad, agilidad y ante todo reflejos subidos en una tabla, lo que hace sentir grandes dosis de velocidad. Ideal para aquellos que ya les ha cansado el snowboard.