• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Son muchos los hombres que entran en internet antes de irse a la cama. Problema: podría tener consecuencias nefastas para la sexualidad.

Para los que están enganchados a los mails y a Facebook, y que consultan desde el ordenador o desde el Smartphone sus cuentas de correo antes de dormir, un sondeo llevado a cabo en Gran Bretaña muestra que este hábito puede tener consecuencias desastrosas sobre su sexualidad.

Acostarse tarde es malo

El sitio de internet británico BroadbandChoices ha publicado los resultados de un sondeo llevado a cabo con 2000 adultos de los cuales un 15% decía ser menos activo en la cama por el hecho de sus hábitos nocturnos relacionados con la red.

Cerca de la mitad de las personas interrogadas han confesado pasar más de 90 minutos en su ordenador portátil, tableta o smartphone, en la cama, retrasando la hora normal de dormirse. Hace diez años, la hora de acostarse rondaba las 22h30, y ahora supera las 24h00.

TecnologíaUn 25% de los sondeados reconocen navegar por la red en la cama, y 15% dice ver la televisión en su ordenador o en la tableta dentro de las sábanas. Sin embargo, las personas interrogadas con más edad, preferían leer un libro.

El portátil mejor que el sexo

Los estudios relativos a este asunto abundan. Por ejemplo, un sondeo llevado a cabo por TeleNav en los Estados Unidos afirma que uno de tres americanos prefiere renunciar a cualquier relación sexual durante una semana antes que a su teléfono móvil.

En 2011, Sleep in America Poll, un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos para establecer la influencia de la tecnología sobre los ciclos del sueño, demostró que 95% de los sondeados reconocían navegar en internet, enviar SMS o ver la tele durante la hora que precede al momento de irse a la cama.

El modo de vida sedentario y la ausencia de ejercicio físico forman parte de las razones que en los últimos diez años han empeorado la calidad del esperma masculino. En todo caso, la cuestión merece una reflexión, y no tomársela a la ligera…