• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Siento mucho desconsolar y provocar pánico y nervios entre nuestros lectores, pero las partidas al juego de tenis de la wii no es hacer deporte. Ni tan siquiera los juegos más violentos y más sufridos, aquellos que nos hacen votar y movernos por todo el salón, suponen una pérdida de calorías que iguale de alguna forma lo que sería su equivalente en un ejercicio continuado de cualquier deporte.
Aún así, hay que reconocer que muchos jugadores, o más bien asiduos, piensan que esto es hacer deporte, y si bien hace que toda la familia pueda participar y pasar un buen rato, en ningún punto puede suponer un substitutorio de la práctica deportiva, ya que aunque no se trata de los típicos juegos en que estar sentado era su principal virtud, el cálculo de calorías consumidas nos demuestra cruelmente que se trata de una actividad más de la categoría de sedentarias.
Jugar a la videoconsola no es hacer deporte 1Vaya por delante que la diversión siempre es buena, pero no debemos confundir las cosas. También hay que admitir, que en la actualidad los videojuegos han hecho un cambio espectacular, y potencian en cierta forma la práctica de rutinas y de formas deportivas que combaten la obesidad y el sedentarismo, pero volviendo a lo mismo, en ningún punto pueden substituir a una genuina hora de ejercicio físico habitual.
También existen todo un catalogo de tablas para hacer flexiones y diferentes ejercicios anaeróbicos en casa. Esto, que si podemos considerarlo deporte, o más bien fitnes, no es un videojuego, aunque el soporte sea una consola, en esto si que estamos practicando una actividad deportiva, en este caso en concreto, estaríamos substituyendo a nuestro instructor de aerobic por una pantalla y nuestro salón.
Aún así, incluso esta práctica, estaría muy al filo de lo que consideramos estrictamente deporte. Por tanto, lo que os recomiendo altamente es mientras hacéis la digestión de la comida juguéis vuestra partida de tenis o bolos en la wii, y una vez bajada la comida salgáis a correr saludablemente a vuestro parque más próximo, la vida sana no tiene por que privarnos de esos dulces y diversiones que nos da la vida.