• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La depilación debe estar siempre precedida de una cuidadosa limpieza de la zona que se va a depilar y de un secado impecable. Después, en función de la cantidad de vello que se quiere retirar, de la parte del cuerpo que se va a tratar y de las preferencias de cada uno, existen diferentes métodos que pueden ser válidos.

La depiladora eléctrica

Generalmente, la depiladora eléctrica tiene el mérito de quitar el vello y el bulbo piloso. Se obtiene un buen resultado. Pero es un proceso largo, porque cada vello se extrae individualmente. Más vale utilizarlo para pequeñas superficies o zonas con poco vello.

La cera

Se trata de un medio realmente eficaz, sin embargo es doloroso. Se puede utilizar para las axilas, el torso o las piernas.

Hombre depilándose

Las bandas depilatorias de cera

Estas se calientan algunos instantes, frotándolas entre las manos. Estas bandas se aplican sobre las zonas que tienen vello y se retiran con un gesto rápido. Es un poco doloroso, pero los vellos se arrancan con la raíz.

Los productos existentes a base de cera son muy sencillos de utilizar. De hecho, existen kits completos y los resultados son muy satisfactorios, si se siguen bien las instrucciones. El crecimiento del pelo vuelve a comenzar a las 4 semanas.

Depilación láser o con luz pulsada

Se trata de una depilación a largo plazo o definitiva, que se hace con la ayuda de un foco luminoso que destruye la raíz del vello. Todas las zonas del cuerpo pueden ser tratadas sin dolor, y el número y la duración de las sesiones varía en función de la velocidad. Su precio cada vez es más asequible y algunos resultados son definitivos.

Con relación a la depilación láser, aconsejamos que os informéis ante el médico, preferentemente un dermatólogo, para obtener el nombre de algunos especialistas de su confianza.

El rasurado y los productos depilatorios

El rasurado y la depilación no es la misma cosa. Mientras que el primero se ocupa de cortar el vello, el segundo lo arranca completamente. Una vez hecha la distinción, veamos las otras formas de retirar el vello del cuerpo.

La cuchilla

Evidentemente, es el medio más conocido, pero también el más práctico, el más rápido y el más económico. El rasurado se realiza después de la ducha o de un baño caliente, que suaviza y ablanda los vellos y abre los poros de la piel. Conviene utilizar un producto hidratante antes de pasar la cuchilla, ya que ciertas zonas como las axilas, el torso o las piernas, así como las partes íntimas, están menos acostumbradas al afeitado que el rostro, y por lo tanto son más sensibles a la abrasión de la cuchilla.

Cremas, geles y espumas depilatorias

Estos productos se parecen mucho a la cuchilla. Las cremas, geles y espumas son fáciles de aplicar. El producto debe cubrir la totalidad de los vellos para ser eficaz.

Un componente del producto disuelve los vellos durante el tiempo de aplicación indicado en el prospecto. Estos productos para hombre están estudiados para evitar alergias y son muy hidratantes. No cabe duda de que la depilación masculina exige ciertos métodos y técnicas para evitar daños y la abrasión de la piel. Seguir estos consejos garantiza una depilación eficaz y sin problemas.