• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Porque la coquetería no es algo exclusivamente reservado a las mujeres, hoy os proponemos descubrir el elemento que vendrá a perfeccionar vuestro look al menor detalle, la pulsera para hombre.

Diseño sobrio y discreto, o al contrario, más bien excéntrico, de colores o no, las pulseras masculinas se declinan en múltiples formas, por lo tanto es momento de interesarnos a las tendencias del momento. Se trata de decir adiós a la clásica esclava para dejarse seducir por unas pulseras increíblemente seductoras.

Los errores que se deben evitar

Para comenzar, conviene saber que una pulsera no se debe escoger al azar. Es el reflejo de vuestra personalidad y constituye la imagen que se quiere transmitir a los demás. De esta forma, habrá que dejar de lado algunos modelos que están metidos en el cajón y que podrían ofrecer un look demasiado adolescente o un poco pasado de moda.

De esta forma, la pulsera conectada puede convertirse en algo muy útil cuando se practica deporte, pero en realidad es muy poco sexy. Lo ideal es dejarla olvidada en el despacho o cuando se sale a pasarlo bien en una velada con los amigos. Lo mismo ocurre con la pulsera de plástico que regalan en los festivales o en los campamentos de vacaciones. Es preferible conservarlas en un cajón como recuerdo y no llevarlas puestas en la muñeca.

También existen adeptos a las pulseras brasileñas, a veces llamadas brazaletes de la amistad. Y también existe un dilema, esos hilos tejidos pueden aportar un estilo falsamente casual de muy bonito efecto, pero también os pueden hacer pasar por un chico que no sabe poner a punto la imagen que pretende transmitir a los demás. Cuidado entonces con no inclinarse del lado malo de la balanza.

Pulsera masculina

Finalmente, y como último consejo, para llevar correctamente una pulsera, tan solo conviene llevarla en una sola muñeca y no en las 2. En caso contrario, este complemento no será algo que ayude a perfeccionar vuestro look.

¿Qué pulsera escoger?

Todo depende de lo que se busca. Si tenéis una fuerte personalidad, y os gusta destacar entre los demás, se puede escoger la típica pulsera de fuerza. Suele ser ancha y gruesa, lo que suele aportar un lado mucho más viril a la personalidad.

Si por el contrario lo que se busca es algo más discreto que os permita destacar vuestro lado misterioso, la pulsera de cuero y de bronce es perfecta. Sencilla y al mismo tiempo desfasada, es ideal para las personas que buscan ciertos rasgos de originalidad.

Esto mismo sirve para las pulseras de cuero trenzadas, que combinan muy bien con un look elegante y una ropa casual. Este complemento se ha convertido hoy en día en un gran clásico de la joyería masculina, pero confiere un look más sofisticado que la clásica pulsera de plata o de acero.

Finalmente, los hombres algo mas coquetos pueden decantarse por la pulsera shambala decorada con pequeñas perlas. Este complemento seduce incluso a los más exigentes, pero se dirige sobre todo a hombres que dominan bien su propio estilo.

El stacking para los originales

Muchas estrellas ya han adoptado el stacking. Este estilo consiste en llevar varias pulseras a la vez. En otros términos, se tiene la posibilidad de jugar con los colores y los diferentes materiales para un estilo absolutamente exclusivo. Es la ocasión de afirmarse desde el punto de vista de la personalidad llevando pulseras en función de unos gustos absolutamente exclusivos.