• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La natación es un deporte completo

En época de buen tiempo, la natación es la actividad deportiva por excelencia. En efecto, este deporte es tan completo como beneficioso, tanto para el cuerpo como para la salud psicológica. El hecho de realizar movimientos en el agua, requiere cierto esfuerzo y favorece la contracción de todos los músculos, mejorando la respiración.

Nada ofrece igualmente un placer especial, por la sensación de flotar, gracias al efecto relajante del agua. Por eso no es extraño que los cuidados de talasoterapia sean tan eficaces.

La natación, el deporte ideal para mantenerse en forma 1La natación constituye una actividad para adelgazar muy eficaz. Al estimular las contracciones de los músculos, obliga al cuerpo a quemar las grasa almacenadas. Los diferentes movimientos efectuados al mismo tiempo, permiten favorecer una mejor circulación de la sangre y elimina de forma natural las grasas.

Equilibrando el cuerpo, la natación permite esculpir la silueta. Para mantener unos glúteos firmes, no dudéis en coger una plancha y mover las piernas en el agua.

Los beneficios del agua

La natación aporta igualmente, relajación y descanso. Regularizando la respiración, esta actividad permite recuperar la calma y la serenidad. La posición de tumbado permite reposar los músculos, ya que estos últimos no se ven obligados a soportar la carga completa del cuerpo.

Cansancio, estrés, o dolores de espalda pueden ser tratados a través de esta actividad. Sin olvidarse de los efectos del agua, bien sea agua dulce de piscina, o de mar, que también efectúa un masaje suave permanente sobre el cuerpo, hasta relajarlo por completo.

Una o dos sesiones frecuentes de 30 a 45 minutos de natación a la semana, aportan muchos beneficios para el cuerpo y el espíritu, y por eso se aconseja aplicar las diferentes variedades de movimientos: braza, mariposa, crawl. La natación deportiva es una disciplina recomendada tanto para niños como para adultos.

No obstante, no se recomienda a personas que tienen problemas pulmonares o presentan algún tipo de eccema y ciertas enfermedades de la piel. En todo caso, siempre es bueno consultar primero a un médico.