• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Utilizando la técnica japonesa llamada sashiko, Clémence de Gabriac fabrica en París la primera ropa interior para seducir bordada a mano. Estos son los primeros calzones masculinos bordados a mano de todo el mundo.

Lujo, elegancia y refinamiento

La marca Clémence de Gabriac fue creada en 2009 con la finalidad de seducir a los hombres en búsqueda de calzones de calidad, originales y únicos. Y desde entonces, no cesa de llamar la atención cada vez de más clientes exigentes.

Made by woman for men

No es fácil para un joven creador o una joven creadora hacerse un nombre en el mundo de la moda, todos los profesionales os lo pueden decir. Clémence de Gabriac lo ha conseguido consagrándose a la creación de ropa interior para seducir de alta gama para hombres. Para ello ha presentado una patente para protegerse de las imitaciones y ha escogido trabajar con uno de los mejores algodones del planeta, el algodón egipcio.

Ropa interior

La inspiración japonesa de Clémence de Gabriac

Clémence de Gabriac tuvo una idea genial lanzándose junto con su gama clásica Enjoy, en una serie de ropa interior para seducir bordada a mano al modo sashiko, haciendo de cada pieza un verdadero modelo de ropa interior masculino de alta costura. El sashiko es una técnica ancestral que procede de Japón y que por primera vez se utiliza para este tipo de prendas de vestir. Los motivos procedentes de esta técnica se inspiran directamente en la naturaleza. Por eso podemos encontrar olas, hojas, nubes, etc. Los resultados son sorprendentes y elegantes.

Para adquirir una de estas piezas de ropa interior para seducir, hay que pagar entre 125 y 165 €, sin olvidarse nunca de que se trata de auténticas obras de arte.