• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La testosterona es la hormona masculina por definición que representa para los adeptos de la musculación unas grandes perspectivas de crecimiento muscular y de eliminación de la grasa adiposa. Es la hormona dopante de la que conocemos ciertos peligros, entonces ¿cómo poder beneficiarse del poder anabolizante sin tener que recurrir al dopaje?

El entrenamiento protestosterona

El entrenamiento solicita la fuerza como la musculación ha demostrado hace tiempo su aptitud para elevar las tasas de testosterona. En efecto frente a los problemas fisiológicos impuestos por el desplazamiento de las cargas, el organismo secreta más testosterona con el fin de reforzar los músculos que deben hacer frente a los entrenamientos intensivos. Pero algunos entrenamientos inducen a una respuesta hormonal superior, se trata de técnicas basadas en el empleo de cargas pesadas sobre un tiempo relativamente corto y movilizando varias articulaciones y músculos.

La alimentación protestosterona

Ciertos alimentos ricos en micronutrientes específicos juegan un papel de catalizador en la producción de diferentes hormonas. Es el caso generalmente de las vitaminas, los oligoelementos, los aminoácidos y ácidos grasos. Para aumentar la tasa de testosterona varias categorías de estos micronutrientes se han demostrado muy eficaces.

Entrenamiento muscular

Los alimentos ricos en proteínas y por lo tanto concentrados en aminoácidos responsables de la mediación hormonal. Las grasas saturadas, normalmente eliminadas, son un aporte limitado y aconsejable. En efecto, conviene saber que es a partir del colesterol que el organismo sintetiza la testosterona. Por lo tanto no se debe dejar de lado las carnes rojas y la yema de huevo porque provienen este colesterol que en exceso es nocivo pero en cantidad razonable es indispensable para el buen equilibrio.

El cobre interviene en múltiples reacciones hormonales y concretamente en la protección del sistema reproductor. Los alimentos más ricos en cobre son los frutos secos, el hígado, los champiñones y los crustáceos. El manganeso regula la tasa de testosterona aumentando su producción o limitándola en función de las necesidades orgánicas. Los alimentos más ricos en manganeso son los frutos rojos y oleaginosos.

El zinc es el oligoelemento indispensable para la síntesis de la testosterona, lo encontramos sobretodo en la yema de huevo, los oleaginosos, los cereales integrales, los mariscos y las legumbres. Finalmente, ciertos micronutrientes llamados indoles tendrían la facultad de bloquear los estradioles y así aumentar las tasas de testosterona, las principales fuentes de indole serían la col y el brócoli.

Pero cuidado, los azúcares rápidos y el alcohol se reconocen por reducir drásticamente la tasa de testosterona.

Los suplementos protestosterona

Los suplementos específicos los encontramos en los estimulantes hormonales bien aislados o complejos.

El extracto de Tribulus terrestris es el más fuerte del mercado actual con un increíble contenido de saponinas del 95%. El Tribulus terrestris se ha utilizado durante siglos en Grecia, India y África para aumentar la fertilidad y rejuvenecer el cuerpo. Sin embargo, no fue hasta mediados de los ochenta cuando un equipo de investigadores búlgaros determinaron que podía aumentar los niveles de sangre en la LH.

Los deportistas de élite de todo el mundo utilizan Tribulus pero también es lo suficientemente seguro para aquellos que hacen ejercicio sólo en fin de semana. El Tribulus terrestris lo podemos comprar sin problema en la tienda online Myprotein.