• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La soja es una planta de la familia de las leguminosas, como los guisantes o las judías. Si interés dietético reside en el hecho de que es una fuente rica en proteínas vegetales.

Este vegetal está muy presente en los regímenes alimenticios de las personas vegetarianas, puesto que a pesar de no contener la misma cantidad de hierro que la carne, representa una alternativa de calidad.

Las soja es originaria de Asia, y está muy presente en la gastronomía asiática que la utiliza desde hace más de tres mil años, concretamente en China, Japón y Corea. Los principales países productores son los Estados Unidos, con más del 40%, Brasil con el 24%, Argentina con el 15,3%, China con el 8,4% y la India con el 3,8%.

La soja: un excelente alimento para la salud 1Más de la mitad de la soja cultivada hoy en día está genéticamente modificada. Los europeos son los principales consumidores de soja sin OGM. En la alimentación humana, la soja se encuentra en diferentes productos manufacturados como la harina de soja, que es rica en proteínas y pobre en glúcidos.

La leche de soja es una bebida rica en proteínas, pobre en lípidos y en calcio, y sin colesterol. El tofu se fabrica a partir de la leche de soja que, una vez cuajada, se convierte en una especie de queso o de filete que puede ser cocinado. El tamari es una salsa de soja fermentada.

El aceite de soja se utiliza para aliñar ensaladas o en la margarina. Los gérmenes de soja son los brotes de judías mungo que no tienen nada que ver con la soja o soya que es una planta trepadora de la familia de la fabáceas, del género glicina.

¿Cuáles son las virtudes reales de la soja?

Se trata de una fuente apreciable de proteínas, de glúcidos, de lípidos y de minerales. La soja tiene poca cantidad de grasas saturadas y es rica en grasas insaturadas. Los investigadores tienden a demostrar que su consumo ayuda a disminuir los síntomas de la menopausia y puede reducir las tasas de colesterol.

Un estudio efectuado sobre la población asiática, demuestra que la soja puede desempeñar un papel importante en la prevención de ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, de próstata, y de colon. La soja también puede ayudar a controlar y prevenir algunas enfermedades como la osteoporosis, la diabetes y las afecciones renales.