• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La testosterona, hormona masculina por excelencia, es conocida como sinónimo de virilidad y de potencia sexual. Se suele utilizar como producto dopante en entornos deportivos. ¿Cuáles son sus efectos? Dopaje o tratamiento, ¿es peligroso para la salud?

Contrariamente a la mayoría de las hormonas, la testosterona no es una proteína sino un esteroide que procede de un lípido, el colesterol, y forma parte del grupo de andrógenos. En el hombre, la testosterona se produce a nivel de los testículos y de las glándulas suprarrenales. Las mujeres producen igualmente testosterona pero en menor cantidad, a nivel de los ovarios y de las suprarrenales.

La testosterona es indispensable en diferentes momentos de la vida

En el embrión, permite a las células embrionarias diferenciarse en células del aparato genital masculino, es lo que se llama la diferenciación sexual. Actúa también sobre el crecimiento y el funcionamiento de la próstata y de las glándulas seminales.

A la hora del nacimiento, los órganos reproductores son diferenciados, pero todavía no son funcionales. Hay que esperar a la pubertad para que dos glándulas a nivel del cerebro, el Musculacionhipotálamo y la hipófisis, envíen mensajes hormonales a las gónadas. Los testículos sintetizan entonces más testosterona, lo que permite la maduración de los espermatozoides y la aparición de los caracteres sexuales secundarios: la voz cambia y se hace más grave, la pilosidad se desarrolla, el tamaño de los testículos y del pene aumenta.

Los efectos dopantes de la testosterona

La testosterona acreciente el espíritu de competitividad, pero puede conducir a una dependencia. En el entorno deportivo, la testosterona es conocida por sus propiedades anabolizantes. En efecto, esta hormona es capaz de entrar en las células del músculo, estimular la producción de proteína e impedir la eliminación del exceso de producción. Resultado: las células se llenan de proteínas y el músculo se infla.

El segundo efecto dopante de la testosterona es el de la estimulación de la hematopoiesis, es decir la fabricación de células sanguíneas. Si hay más glóbulos rojos para llevar el oxígeno a las células y recuperar el gas carbónico, el músculo está más tiempo oxigenado y se recupera antes.

A largo plazo, la testosterona de síntesis tiene efectos negativos sobre la salud, pero la falta de testosterona puede igualmente ser responsable de desarreglos físicos y psicológicos.