La yema del huevo, un mito

La mayoría de las dietas para perder peso, en primera instancia suprimen alimentos con exceso de calorías. Entre ellos está la yema del huevo.
Es que la yema es considerada una bomba de colesterol, causante de problemas cardíacos, bloqueador de arterias y rico en grasas.
Resulta que mediante estudios, se ha comprobado que en su ingesta moderada, la yema es saludable. Es ahí donde el huevo contiene concentrados la mayoría de los nutrientes, como vitaminas y minerales, que hacen del huevo un alimento muy completo.
La yema del huevo, un mito 1Sin dudas, la clara de huevo es parte fundamental de una dieta diaria, ya que aporta al organismo buena cantidad de proteínas y no contiene grasas, lo que beneficia a quienes buscan perder peso. Sin embargo el aporte nutricional no se completa sin ingerir al menos 2 yemas de huevo por semana.
Hace algunos años, importantes estudios sobre oftalmología, arrojaron como resultado que dos importantes sustancias alojadas en la yema del huevo ayudan a prevenir las degeneración muscular que provoca ceguera por la edad. Estas dos sustancias son la luteína y zeaxautina.
Además, la yema tiene importantes beneficios en el funcionamiento cerebral. Es una buena fuente de Colina, que es un nutriente que ayuda a mantener saludables a las células cerebrales.
Pero claro, el colesterol sí es una preocupación, aunque también está comprobado que el huevo no lo empeora. Es bien sabido que quienes tienen problemas cardíacos, o ya sufren de alto colesterol, deben consultar a un médico antes de consumir yemas, aunque las claras no están restringidas para ellos.
Según profesionales, la personas sana (que no sufren de cardiopatías) debe limitar su consumo de colesterol a unos 300 miligramos por día. Una yema de un huevo grande contiene sólo 210 miligramos. Es decir que 2 yemas a la semana, no harán más que beneficiar tu salud. Descuida.